¿No te gustaría volver a ser niño para jugar con tus juguetes?

¡Qué bonito era ser niño! Sin complicaciones ni compromisos. Tu única preocupación era despertarte, ir al cole, hacer un poco tus deberes y…¡a jugar!. Era el mejor momento del día y siempre intentabas acabar todo rápido para pasarte horas y horas con tus juguetes preferidos.
Tal vez te gustaba jugar con muñecas. Podías tener decenas de muñecas y cada cual era diferente. Por ejemplo una de las más famosas siempre ha sido y sigue siendo, Barbie. No olvidamos tampoco los peluches o las casitas de muñecas.
O por el contrario, quizás te gustaban los muñecos de superhéroes, balones de fútbol, coches, pistolas, etc… ¿qué niño o niña no ha tenido un coche? ¡Aún recuerdo mi scalextric! Que aunque no era un coche en sí, simulaba carreras de coches que solo podías controlar con un mando (acelerando más o menos).
En los tiempos que corren actualmente, ya no está definido como antes si los juguetes son para niños o para niñas. Ahora la mayoría de juguetes se definen como unisex, y no hacen distinciones.


¿Cómo puedes conseguir los mejores juguetes?

Esto también ha cambiado con el paso de los años. Hace varios años la gente compraba los juguetes yendo a las típicas jugueterías, a los centros comerciales, o en la sección de juguetes de alguna gran cadena.
Pero, actualmente, muchas personas buscan juguetes en Internet. ¡Incluso de segunda mano! Esto es debido a que es mucho más cómodo pedirlo desde tu casa que tener que desplazarte a un centro comercial, que tal vez no se encuentra ni en tu pueblo o ciudad.
Con solo buscar en la categoría del juguete que estás buscando y hacer un clic, puedes tener los juguetes en tu casa en muy pocos días. Por ejemplo, si hablamos de muñecas, puedes encontrarlas normales (desde 20 a 50€), Barbies (desde 75 a 100€) e incluso de coleccionista (desde 150 a 300€).
En cuanto a los coches, puedes encontrar modelos básicos (desde 10 a 100€) o modelos de coleccionistas (desde 130 a 250€).
Después de ver tantas opciones de juguetes, ¿no te dan ganas de volver a ser ese niño que solo pensaba en jugar y no tenía miedo a nada ni preocupaciones? Es bonito tener nostalgia y querer volver al pasado, pero mejor vive el presente y piensa por un mejor futuro. ¡Y disfruta al ver jugar a tus hijos e incluso juega con ellos!