Lleva tu cocina contigo a todas partes con los hornillos y placas portátiles 

Los hornillos y placas portátiles son tan útiles en la cocina como fuera de ella. Si te gusta la aventura y sales con frecuencia a la montaña, es posible que necesites uno de estos electrodomésticos, ya que así podrás preparar comida caliente dondequiera que estés. Eso sí, los hornillos y placas portátiles son aptos también para la propia cocina debido a su reducido tamaño y a que apenas ocupan espacio. Estos electrodomésticos pequeños de cocina encajarán a la perfección en cualquier rincón, pues son muy ligeros y poco voluminosos.

Cómo escoger los hornillos y placas portátiles
Tanto si no dispones de mucho espacio en la cocina, como si te vas de camping a menudo, los hornillos y placas portátiles son de gran ayuda. A la hora de elegirlos deberás tener en cuenta una serie de aspectos que te detallamos a continuación.
En primer lugar, debes valorar la potencia que ofrecen para cocinar. Se trata de un detalle muy importante, pues cuanto mayor sea esta, menos tiempo tardará la comida en prepararse o calentarse. Lo mejor, en todo caso, es que la potencia pueda regularse y cuenten con varios niveles para que selecciones cuál te conviene en cada momento.
Las dimensiones de los hornillos y placas portátiles son otro aspecto en el que deberás fijarte. Piensa en tus necesidades y, en base a ellas, decide qué tamaño es el más adecuado. Si es para tu cocina, lo recomendable es que el diámetro mida al menos 20 centímetros.
Por último, hay que hacer referencia a la seguridad del aparato. Por ejemplo, que sean hornillos y placas portátiles que no se sobrecalienten demasiado o que resistan las salpicaduras de líquidos. La seguridad es esencial en cualquier electrodoméstico del hogar, desde freidoras a hornos de sobremesa.

Consejos para usar hornillos y placas portátiles en las salidas
Uno de los usos más frecuentes de los hornillos y placas portátiles es para la preparación de alimentos en exteriores. Si tu plan es realizar una excursión de varios días, quizás te convenga escoger uno que sea de pequeño tamaño y que ocupe poco espacio en tu mochila.
Por supuesto, no está de más recordar que no deberían usarse en lugares cerrados, pues la combustión consume oxígeno y hay riesgo de intoxicación. Por último, es aconsejable que eches algún mechero en tu mochila para estar preparado en caso de que el sistema falle.
Los hornillos y placas portátiles están disponibles en varios precios, desde 15 a 100€.