Las hamacas de terraza y jardín que no te pueden faltar en casa


A veces solo quieres olvidarte del mundo y tumbarte en algún lugar, a veces la postura de cama te agota y ahí es cuando solo una hamaca puede solucionar la situación. Este tradicional invento es elaborado con distintos materiales: poliéster, tela, algodón, henequén, cabuya, y hoy en día también con polipropileno. La hamaca consiste en una cubierta de tela que va estirada en los dos extremos y permite a las personas descansar sobre ella.


El origen de las hamacas

Se comenta que este invento surgido por tribus indígenas en Latinoamérica fue descubierto por Cristóbal Colón en las Bahamas el 17 de octubre de 1492 y en sus anotaciones copió sorprendido que la gente dormía en redes entre los árboles. Este invento se popularizó entre la tribulación del descubridor de América y así llegó hasta tierras europeas. Las primeras hamacas se elaboraron con la corteza del árbol Hamack, razón por la que se le atribuye posteriormente el nombre de “hamaca”, aunque en algunas partes de Sudamérica también les llaman chinchorros.


Las ventajas de las hamacas


Las hamacas poseen múltiples ventajas y beneficios que no se pueden comprar con ningún otro mueble de tu casa. En primer lugar son muy económicas debido a que los costes de producción también lo son. En segundo lugar ahorran espacio ya que pueden ser colgadas y descolgadas fácilmente en cualquier momento. También son frescas, producen un balanceo agradable que se asemeja al del vientre materno en gestación, son de fácil de mantener y limpiar, e incluso pueden ser elaboradas en casa.
Para colgar tu hamaca en cualquier lugar solo debes colocar un par de ganchos de un extremo a otro en paredes o superficies y podrás tumbarte allí durante las horas que quieras.


La evolución de las hamacas

La típica hamaca tradicional y colorida ha ido evolucionando a modelos más estéticos y modernos para interiores con acabados de madera. Los modelos para exteriores ahora incluyen hasta sombrillas y entre sus distintas variantes están: las hamacas colgantes, las de jardín, las hamaca silla, y las de acampada. Para comprar tu hamaca solo debes decidir en qué parte de tu hogar quieres colocarla.    


Qué hamaca elegir

Lo único que está claro es que todos los tipos de hamaca son realmente cómodas, así que deberás elegir acorde al sitio que quieres ocupar o decorar. Si es para el jardín, lo mejor son las tradicionales y coloridas y las puedes encontrar entre 12 y 30€. Las de interiores, con acabados finos, pueden costar entre 60 y 140€. ¿Ya sabes en qué hamaca vas a dormir hoy?