Gafas de lectura. La visión nítida

Las gafas de lectura están diseñadas para personas que padecen de vista cansada o presbicia. Este problema produce una pérdida de visión a corta distancia mientras que la visión a distancia media y lejana no sufre ninguna alteración. Si tienes vista cansada no necesitas utilizar gafas graduadas durante gran parte de tu día a día, solo cuando vas a realizar alguna actividad en la que necesites concentrar la visión en algo cercano como leer o hacer manualidades. Es en estos momentos cuando es conveniente utilizar las gafas de lectura que corrigen la pérdida de visión a corta distancia. En la actualidad existen gafas de lectura premontadas que puedes encontrar con distintas graduaciones y diseños modernos y atractivos, para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Qué tipos de gafas de lectura podemos encontrar?

  • Gafas de lectura con montura habitual: pueden encontrarse en una gran variedad de diseños y materiales.
  • Gafas de lectura tipo clic o imán: en este modelo la montura está unida por las varillas a través de un plástico largo mientras que el puente tiene un sistema de imán que le permite separarse y unirse. Son muy prácticas porque te las puedes quitar y poner con mucha rapidez.
  • Gafas de lectura plegables: puedes llevarlas en un bolsillo. Tanto las patillas como el puente son articulados y te permiten doblarlas para llevarlas siempre contigo.
  • Gafas de lectura sin patillas: este modelo tiene la montura más gruesa y se apoya solo en el puente de la nariz. Son modernas y divertidas, muy prácticas de llevar.

¿Qué graduación alcanzan las gafas de lectura?

Las gafas de lectura premontadas tienen unas graduaciones estándar apropiadas para la vista cansada. Suelen oscilar entre 1 y 3,5 dioptrías y van aumentando a razón de 0,5 dioptrías. Suelen tener las mismas dioptrías en los dos cristales.

¿Qué materiales utilizan las gafas de lectura?

Las monturas de las gafas de lectura pueden encontrarse con los mismos materiales y diseños que las gafas graduadas. Al ser unas gafas de uso discontinuo, te permiten jugar más con el color y el diseño, así como usar tonos y formas más atrevidas. Los modelos tipo clic suelen estar realizados en pasta para disimular el imán que llevan, al igual que las gafas de lectura sin patillas. En las gafas plegables se busca la ligereza por lo que no es raro verlas con montura metálica. Los cristales pueden ser de cristal o de plástico inyectado.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña