La tentación de las fuentes de chocolate
Ah, el chocolate. Nada se puede comparar a esta sustancia, dulce y un poco amarga, suave como el terciopelo, que se derrite en la boca fundiéndose con la lengua y despertando todo un universo de sensaciones. Adorado desde tiempos inmemoriales, este producto creado a partir de las semillas del cacao, que se empleaba como bebida energética y que actualmente se mezcla con vainilla y azúcar para proporcionarle su sabor único, ha pasado en los últimos años de ser considerado un capricho infantil a convertirse en un dulce pecado adulto consentido.
¿Qué podría satisfacer la fantasía todo amante del chocolate? ¿Quizá una fuente de la que manara su dulce sustancia sin cesar? Pues existe. Las fuentes de chocolate se idearon como divertida alternativa a la clásica fondue. En el dulce fundido se sumergen piezas de fruta o masas dulces convirtiéndolas así en deliciosas tentaciones. Su popularización vino de la mano de su presencia en restaurantes asiáticos o de bufé libre, donde se dieron a conocer ante los ojos maravillados de una audiencia atónita: ¡chocolate que brotaba de una fuente sin fin!

Postres saludables
Además, dado que uno de los elementos más comunes a impregnar en el oscuro y delicioso líquido es la fruta, tenemos la perfecta coartada de la salud. ¿Qué puede existir más acorde con un estilo de vida saludable que unas fantásticas brochetas de fresa, plátano y manzana? Alguien dirá que, al impregnarlas en chocolate, nos adentramos en el mundo de la repostería, pero, eh, es fruta, ¿no? No es de extrañar, por tanto, que este artilugio se haya convertido en uno de los electrodomésticos pequeños de cocina más originales y satisfactorios para regalar o regalarse, como hace unos años lo fue la famosísima yogurtera.  

Chocolate para todo el mundo

Si eres amante del chocolate y no piensas sino en sumergir fresas o bizcochitos en el espeso y dulce líquido, no hay problema: desde menos de 10€ puedes conseguir una mini fondue con la que amenizar tus postres y los de tu familia. Claro que, si lo que quieres es proporcionar diversión y alegría a más de 300 personas, en tu fiesta, boda o restaurante, hoy en día podrás elegir entre una gran variedad de gigantescas fuentes de chocolate de más de 7000€. Así que ya ves, tu imaginación y tu presupuesto son los que marcan el límite. Pero, sobre todo, ¡que nadie se quede sin su ración de oscura felicidad en estado líquido!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña