Frigoríficos de una puerta, la opción más cómoda para conservar tus alimentos 

Si tu cocina no es muy grande y quieres aprovechar al máximo el espacio disponible, lo más recomendable son los frigoríficos de una puerta. Sin embargo, esto no significa que estos electrodomésticos no sean espaciosos, ya que los hay de diversas dimensiones. Su principal ventaja es que pueden encajarse a la perfección en cualquier rincón, sin estorbar lo más mínimo cuando necesites acceder a su interior. En ellos puedes guardar toda clase de alimentos para que se conserven frescos y duren más. La importancia de alimentarse adecuadamente viene ligada a disponer de frigoríficos y congeladores óptimos que los mantengan en buen estado.

Cómo elegir el mejor frigorífico
El frigorífico es probablemente el electrodoméstico que más utilizan las familias en el día a día. Por este motivo, su elección debe realizarse exhaustivamente. Los frigoríficos sin congelador, es decir, con una sola puerta, son idóneos para los hogares que necesitan un gran espacio para conservar los alimentos frescos. Se caracterizan por poseer unas dimensiones similares a los frigoríficos combinados, pero no cuentan con cajones congeladores.
Fíjate que tengan distintos compartimentos además de las baldas. Así podrás almacenar las frutas y verduras y acceder a ellas de forma más fácil. No obstante, la mayoría de los frigoríficos de una puerta disponen de este tipo de cajones y también de una huevera y botellero. Es recomendable que cuando elijas tu modelo de frigorífico te asegures de que No Frost para conservar mejor tus alimentos y no crear escarcha.
Si eres de los que hacen la compra al día y no sueles congelar, los frigoríficos de una puerta son para ti. La ventaja es que tienen las mismas características que un combi, pero sin este espacio dedicado a la congelación de alimentos.

Combina tu frigorífico con otros artículos similares
Como decimos, los frigoríficos de una puerta son ideales para quienes no usan los congeladores con demasiada frecuencia. Sin embargo, no quiere decir que no lo vayas a necesitar alguna vez. Por ello, hay varios modelos de estos frigoríficos con un congelador a juego para que lo instales al lado o en otro sitio de la casa donde dispongas de mayor espacio.
Aunque los frigoríficos de una puerta suelen incorporar un botellero, podrías considerar la adquisición de  una vinoteca, especialmente indicada para que tus botellas de vino mantengan intacta la calidad.
En función del tamaño o del modelo, puedes adquirir un frigorífico de una puerta desde 200 a 1.000€.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña