Filtros para acuarios. El agua limpia

El filtro es un elemento imprescindible para nuestro acuario. Es el encargado de eliminar las impurezas del agua, los residuos que producen los peces y los restos de comida o plantas acuáticas. Es un pieza esencial para que los peces de nuestro acuario estén sanos, ya que el filtro para acuarios elimina las bacterias nocivas y ayuda al ciclo del nitrógeno.

¿Cómo funciona un filtro para acuario?

Los filtros para acuarios están compuestos por una bomba succionadora de agua, una cámara con capas filtrantes y una entrada y salida de agua. La bomba funciona haciendo que el agua del tanque circule a través de los materiales filtrantes y regrese después al tanque limpia y depurada. En algunos modelos la cámara no existe y los materiales filtrantes están en contacto con el agua del acuario.

¿Qué tipos de filtros para acuarios existen?

Existen una gran variedad de filtros para acuarios que pueden dividirse en interiores y exteriores.

  • Filtros interiores: están dentro del acuario, sumergidos bajo el agua. Tienen un tamaño compacto y son muy silenciosos. Se utilizan en acuarios pequeños y medianos.
  • Filtros de esponja: son una variante de los filtros internos que se usa para cría. Lleva solo una esponja de foamex para hacer una filtración mecánica muy básica.
  • Filtros exteriores: se disponen fuera del acuario y están recomendados para viveros de gran volumen, pues tienen mayor capacidad de filtrado. Necesitan un mueble anexo para los accesorios del filtro.
  • Filtro de cascada: es un modelo de filtro externo que queda colgado de una de las paredes del tanque. Oxigena la superficie del agua y permite incluir varios materiales filtrantes.
  • Filtro canister: es un modelo de filtro exterior para acuario muy popular. Está separado del tanque y tiene gran potencia y capacidad filtradora.

¿Qué materiales utilizan los filtros para acuarios?

Un filtro para acuario lleva varias capas de material filtrante destinadas a distintos tipos de filtración: mecánica, biológica y química.

Filtración mecánica: se ocupa de retener las partículas gruesas dentro del filtro, y se realiza mediante esponjas de foam o foamex con poros de distinto grosor. También se utiliza la lana de perlón que es más densa.

Filtración biológica: elimina las sustancias nocivas presentes en el agua. Para ello se utiliza un material poroso compuesto por canutillos cerámicos o por esferas de cuarzo sinterizado.

Filtración química: se hace en momentos puntuales para eliminar medicamentos o cambiar la dureza o pH del agua. Se utilizan el carbón activo, las turbas acidificantes o las resinas absorbentes.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña