Estufas de gas, leña y pellets. Calor para el hogar

Las estufas son aparatos que producen calor y se utilizan para calentar las habitaciones de nuestras casas. A diferencia de una chimenea, la estufa confina el fuego en su interior para proteger de posibles accidentes, también permite un mejor control de la potencia de calor que emite y requiere menos aire exterior para evacuar el humo. Existen muchos tipos de estufas según el combustible que utilizan, entre las más frecuentes están las estufas de gas, leña y pellets.

¿Cómo son las estufas de gas?

El combustible que utilizan suele ser el gas butano, ya sea en bombonas o a través de tuberías. El gas llega al quemador de la estufa y prende la llama, se consume el oxígeno y produce dióxido de carbono, agua y calor. Estas estufas son económicas y calientan muy rápido el ambiente. Pueden tener tres tipos de quemadores:

  • Infrarrojos: tiene un panel cerámico para que salga el gas a través de una rejilla, permiten potencias muy elevadas y son muy duraderas.
  • Catalítica: poseen una esponja por la que sale el gas. La combustión tiene una temperatura menor y se reparte por todo el panel por lo que hay menos riesgo de quemaduras.
  • Llama azul: consta de un quemador por el que observamos cómo prende la llama de color azul, es muy parecida a la infrarroja pero la llama alcanza mayor temperatura.

¿Cómo son las estufas de leña?

Las estufas de leña están formadas por chapas de acero y hierro fundido para proporcionar resistencia al calor junto a una puerta frontal acristalada y un cordón cerámico para activar la estufa. Usa madera como combustible que, al quemarse, produce aire caliente que se distribuye hacia la casa. Esta distribución puede realizarse mediante dos mecanismos:

  • Convección natural: genera el flujo de aire dependiendo de la cantidad de madera que se esté utilizando.
  • Convección forzada: tiene un regulador para controlar de forma manual el proceso de emisión y difusión del aire.

¿Cómo son las estufas de pellets?

El pellet es un combustible fabricado a partir de residuos vegetales, es 100% renovable, limpio y económico. Estas estufas tienen un depósito donde se almacenan los pellets y, cuando la ponemos en marcha, un tornillo los traslada hasta la cámara de combustión al ritmo que marca el sistema de control electrónico. El humo que produce se canaliza a través de una salida trasera contectada al exterior. Uilizan un ventilador interno para tomar aire de la habitación, calentarlo y devolverlo a la sala.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña