La importancia de los espejos a la hora decorar el baño
Está presente en todas las casas y nos miramos a diario en él, sin embargo, el espejo de baño es uno de los artículos a los que menos atención prestamos a la hora de decorar.
Elegir el espejo perfecto y ponerlo en la posición adecuada puede cambiar por completo la sensación de amplitud del cuarto de baño. Por ello es muy importante tener en cuenta diferentes aspectos a la hora de elegir nuestro espejo, pensando en comodidad y también en su uso. 

Espejo cuadrado o redondo, horizontal o vertical
Los espejos de baño vienen en diferentes formas y tamaños y por eso lo primero que debes decidir es qué tipo de espejo se ajusta mejor a tu baño. Si tu cuarto de baño es bastante grande puedes apostar por espejos rectangulares, que al ocupar gran parte de la pared darán armonía a todo el espacio. Si no tienes mucho espacio, y tu espejo solo puede ir en un sitio los espejos cuadrados u horizontales son el mejor aliado de los espacios reducidos.
Si además quieres un espejo portátil y con aumento de visibilidad para ver hasta el más mínimo vello en tu cara recuerda añadir a tu lista de la compra un espejo redondo o de maquillaje.  

Dónde debes colocar tu espejo de baño 

Este es otro aspecto al que debes prestar mucha atención. Su ubicación es muy importante ya que determinará la división de proporciones de tu cuarto de baño. Por regla general, en baños muy estrechos los espejos suelen ir en el centro de forma vertical. Esto dejará más espacio a los lados, lo cual te dará una sensación de simetría y armonía. A no ser que necesariamente debas colocar tu espejo a un lado, lo más recomendable es que vaya en el medio. Cuando vayas a colgar el espejo, procura que la parte superior quede a dos metros del suelo, ya que de esa forma te aseguras que personas de diferentes alturas puedan mirarse en él.

La evolución de los espejos
La relación de precios en los espejos de baño varía según el modelo, tamaño y funcionalidades. Hoy en día hay incluso espejos con tecnología integrada que incorporan Bluetooth, iluminación LED y otras características que los convierten en espejos inteligentes. Si te apetece probarlos puedes encontrarlos entre los 70 y 120€. En cambio, un espejo barato, o clásico, puede costar entre 30 y 50€ aproximadamente. Como en muchas cosas, piensa qué quieres, compara y ¡elige!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña