Las mesas para ordenador, muebles de primera necesidad
Cuando compras un ordenador, hace falta encontrar un rincón libre y un mueble adecuado para ponerlo. Los muebles de TV son una opción, pero a diferencia de las mesas para el hogar, la mesa de escritorio tiene características especiales.
Puedes encontrar mesas de ordenador baratas desde 40€, sobre todo de segunda mano. Muchas veces vienen en partes separadas y tendrás que montarlas tú mismo. En el caso de mesas usadas, puede ocurrir que haga falta desmontarlas para poder transportarlas con comodidad. Durante el montaje, presta especial atención a que los tornillos y piezas queden firmes y estables. Un error en el montaje podría ocasionar un desmoronamiento del mueble, que en el peor de los casos podría dañar tu equipo. 

Dime qué ordenador tienes y te diré qué mesa necesitas
Para equipos portátiles, una mesa de tamaño medio será suficiente, con una superficie que te permita utilizar el dispositivo con comodidad. No olvides tener en cuenta que los periféricos como discos externos, monitores adicionales, impresoras y escáneres también requieren espacio.
Si tienes previsto usarlos, define adecuadamente su sitio, teniendo en cuenta también el alcance de los cables necesarios para conectar cada uno de ellos. No suelen ser demasiado extensos, por lo que tendrás que colocarlos cerca del equipo. Quizá necesites mesas auxiliares adicionales o alguna cómoda donde puedas apoyarlos y de paso conseguir un extra de espacio.
Para ordenadores de sobremesa existen mesas para ordenador con un compartimento especial, situado debajo de la superficie principal, que mantiene el equipo protegido y lo aísla un poco para que no genere tanto ruído. Hay muebles sencillos con precios desde 70€ y otros con diseños o materiales más sofisticados de hasta 800€.
Es importante también comprobar las conexiones. Muchas veces, los paneles posteriores de las mesas de ordenador no disponen de agujeros para pasar los cables, lo que complica enormemente la instalación. También debes pensar dónde colocar el monitor, teniendo en cuenta su ancho y su estabilidad, y comprobar si hay espacio suficiente para el uso confortable del teclado y el ratón. Recuerda siempre qué uso le darás al escritorio: ¿Sueles comer frente al ordenador? ¿Sueles utilizar libros o papeles para acompañar tu trabajo? Tenlo en cuenta a la hora de elegir. 

Si vas a pasar largas horas frente a la pantalla, hay otro elemento que no debes olvidar.
Muchas personas suelen pasar largas jornadas frente al ordenador y por eso es importante contar con una silla adecuada. La altura, que muchas veces es regulable, debe estar bien ajustada para evitar cansancio y distracciones. Comprueba el nivel de tu mirada. Siempre debe estar alineada con la pantalla, sin apuntar hacia arriba ni hacia abajo.