El escritorio: más que una mesa de trabajo
El mueble destinado a ser espacio de trabajo y estudio ha variado desde sus inicios en el medievo. De la Edad Media se conservan escritorios de madera con múltiples cajones, y diversas ornamentaciones. En el Renacimiento se le incluyó un cajón especial a este mueble a raíz de un invento revolucionario, la imprenta. Este cajón propio del escritorio renacentista se dividía en tres partes: una para el bote de tinta, otra para el papel secante y otra para el polvo de bandeja.
En la actualidad, estos muebles han pasado a ser utilizados desde la niñez y por todos los estratos sociales, sin limitarse como en sus inicios a las clases más pudientes. Así, los escritorios han evolucionado y se fabrican hoy en día con diversos materiales, tamaños y formas.

Cómo elegir el escritorio correcto
El minimalismo es la clave en los escritorios para niños. Esto se debe a que un espacio sencillo y sin distracciones ayuda al estudiante a focalizar toda su atención en la tarea que tiene delante. Para la elección del escritorio que más nos convenga, se deben tener en cuenta de forma genérica: el tamaño, la altura y color.  
En los escritorios infantiles (de 25 a más de 1200€) la altura de la mesa debe ser adecuada para que el niño lleve a cabo sus deberes. Por ello, se debe crear un espacio cómodo en el que la mesa y la silla sean adecuados para la altura del niño, y la espalda esté descansada. Además, el acabado del escritorio deberá ser mate y de un color neutro para evitar distracciones, así como contar con un sistema de cajones o de estanterías al lado del lugar de trabajo para una correcta organización.
Para los escritorios juveniles, los factores a tener en cuenta para su correcta elección son los mismos que en el caso anterior pero, en este caso, el uso del ordenador como herramienta de trabajo ocupará parte del espacio. Por ello puede contemplarse la posibilidad de incluir un escritorio de PC. No obstante, las posibilidades en el diseño del escritorio aumentan, ya que se pueden incluir los modelos creados para adultos. 

Otros muebles prácticos que no pueden faltar
Una vez que se tiene el escritorio infantil y la silla adecuada, hay algunos otros muebles necesarios para el estudio. Entre ellos los más recomendables pueden ser las librerías y estanterías para niños, para que guarden todos los libros y material de estudio necesario, y las estanterías o cajas de almacenamiento, para mantener un orden con todos los juguetes que utilicen después de hacer sus deberes.