Escaleras de bricolaje: trabajo en altura con paso firme
Si somos aficionados al bricolaje y realizamos trabajos en altura con cierta frecuencia, es fundamental que entre nuestras herramientas contemos con una buena escalera de bricolaje. Puede parecer una obviedad, pero contar con una escalera firme y de calidad puede marcar la diferencia entre trabajar de forma segura o acabar visitando el hospital por culpa de un accidente que podríamos haber evitado fácilmente. No todas las escaleras son iguales, de modo que a la hora de elegir la nuestra debemos pensar en el tipo de trabajo que vayamos a llevar a cabo con ella, hasta qué altura vamos a necesitar subir, cómo y dónde vamos a guardarla y cómo vamos a transportarla.

Clásicas y fiables
Las típicas escaleras de tijera o plegable, ideales para efectuar pequeñas reparaciones en casa, realizar trabajos de jardinería o pintar muros y paredes, son una cómoda herramienta que nos aporta sensación de seguridad gracias a su doble agujero interior / exterior.
Si estamos pensando en hacernos con una, deberemos fijarnos en algunos puntos básicos como el peso máximo que pueda soportar y la altura que alcance, pero también en otros no menos importantes, como los elementos de seguridad con los que cuente (barandilla o quitamiedos, base o plataforma, conteras...) y el tamaño y la distribución de los escalones, que deben tener como mínimo una profundidad de 80 mm y estar a una distancia de 23-30 centímetros entre sí para cumplir con la normativa de seguridad vigente. Si lo que necesitamos es una escalera multiusos que nos permita realizar trabajos a mayor altura (mantenimiento de cubiertas, revisión o ajuste de antenas de televisión y sistemas de alarma, instalación de cableados, etc.) y que al mismo tiempo sea fácil de transportar y guardar, nos decantaremos sin duda por las escaleras telescópicas. Este tipo de escalera extensible puede desplegarse hasta seis metros y retraerse en apenas uno, lo que la convierte en una herramienta tan versátil como sencilla de manipular y almacenar.

Un material para cada necesidad
Tanto si elegimos una escalera de tijera como si optamos por una telescópica, deberemos escoger también el material del cual esté fabricada. Las de madera resultan económicas (a partir de 25€) y aíslan de la electricidad, pero con el tiempo y la temperatura pueden estropearse fácilmente y requieren por lo tanto un almacenaje adecuado. Las de aluminio (desde 40€) y las de fibra de vidrio (desde 70€) son ligeras, inoxidables e incombustibles, por lo que tienen una larga vida útil que compensa su mayor precio.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña