Qué hay que saber sobre los equipos estéreos compactos

Por sonido estéreo (o estereofónico), se entiende aquel que se ha grabado y se reproduce en dos canales. Así, un equipo estéreo es aquel que reproduce sonido estéreo. La primera emisión en estéreo se realizó en 1881 y estuvo a cargo de Clément Ader.

Un equipo estéreo de alta fidelidad ha de contar fundamentalmente con un amplificador –que procesa la señal sonora– y altavoces –que reproducen la señal procesada por el amplificador–. A mayores, dependiendo del modelo, presentará conexión Wi-Fi, puertos USB, reproductor de CD, reproductor de vinilo, etc. En eBay existe una amplia oferta de equipos estéreos compactos.

¿Qué se entiende por alta fidelidad?

Estamos acostumbrados a escuchar la expresión “alta fidelidad” (o Hi-Fi, en inglés), pero ¿qué significa? Se relaciona directamente con la reproducción fiel al original. Es decir, la alta fidelidad busca garantizar la mínima cantidad de ruidos y distorsión posibles, para un mayor disfrute del sonido.

¿Cómo elegir el mejor equipo estéreo para ti?

  • Es importante fijarse en la capacidad de amplificación del equipo. Es decir, la potencia del equipo. Por ejemplo, una potencia en torno a 100 W sería suficiente para un salón de tamaño medio. A su vez, si te gusta ajustar los distintos niveles y frecuencias de sonido, lo ideal es que el equipo elegido cuente con un ecualizador.
  • Dependiendo de las fuentes, las conexiones del equipo también son fundamentales: la conexión a internet, el puerto HDMI, el reproductor de CD o de vinilo, etc.
  • Los altavoces serán los encargados de proyectar el sonido, por ello, es importante fijarse en sus características.

¿Qué consejos pueden mejorar la experiencia sonora?

En primer lugar, en lo referente a los altavoces, lo ideal es que estén situados a una altura media próxima a 1,40 metros, pues se adapta tanto si el oyente está sentado como si está de pie. Por supuesto, enfocados hacia el lugar donde se situará el oyente. Además, se puede mejorar la experiencia auditiva si se neutraliza la vibración provocada por las frecuencias graves. Así, puedes poner algún tipo de elemento acolchado bajo los altavoces, para que absorba dichas vibraciones.

Siempre está bien prestar atención a la calidad de los cables que conecten el equipo y los altavoces. A mayor grosor, mejor será el flujo de energía y, por tanto, mejor se aprovechará el potencial de los altavoces.

A mayores, un espacio diáfano mejora también la experiencia sonora, pues la onda encontrará menos superficies sobre las que rebotar.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña