Electroestimulación para tus sesiones de deporte

A pesar de que los electroestimuladores deportivos se utilizan en el campo del ejercicio y el fitness desde hace algo más de 30 años, muchos deportistas todavía no conocen los beneficios de estos equipos, y otros sólo los utilizan cuando están lesionados, en lugar de emplearlos como el complemento que son para las sesiones de entrenamiento. Sin embargo, la tecnología ha evolucionado y estos aparatos ofrecen muchas funciones y posibilidades para todo tipo de deportistas.


¿Cómo elegir el electroestimulador para tus necesidades?

El electroestimulador activa fibras musculares mediante impulsos eléctricos de un modo involuntario y automático, para que se produzcan contracciones musculares sin que el sistema nervioso envíe la orden. La mayoría de los electroestimuladores funcionan con programas determinados, enfocados a diferentes objetivos físicos, por lo que su uso resulta muy sencillo.

La frecuencia de los estímulos eléctricos emitidos por el electroestimulador se mide en Hercios (Hz, o ciclos por segundo). En función de la frecuencia que se escoja, se obtienen distintos resultados: las bajas frecuencias son perfectas para tonificación, recuperación muscular o relajación y para eliminar las contracturas, mientras que las frecuencias más elevadas sirven para aumentar la resistencia de los músculos estimulando las fibras para que multipliquen su fuerza y volumen de masa muscular. Es importante regular la potencia del programa deseado siempre sin notar dolor o molestia para el usuario.

Cada aparato, en función de la marca, tendrá diferentes programas, por lo que es muy importante conocer el objetivo principal al que se va a destinar, ya que también hay equipos muy específicos, tanto en el tipo de deporte (fitness, rehabilitación, cardio, masajes, hipertrofia, etc) como en la parte del cuerpo específica (abdominales, piernas, etc.). La mayoría de modelos, no obstante, incluye un abanico de programas que cubren muchas necesidades básicas de los músculos más solicitados en general.

Un complemento para cualquier deportista que sepa lo que quiere

Los electroestimuladores son perfectos para complementar el ejercicio físico habitual, que es cuando dan sus mejores resultados y un trabajo más profundo de los músculos, mejorando también la calidad del ejercicio y la posterior recuperación. En pocas palabras: conseguir más y mejores resultados en la ejercitación del cuerpo. Se pueden usar durante el ejercicio en sí, o después de éste; los hay incluso inalámbricos o que se colocan como una prenda.
El abanico de precios (entre 8 y 1500€, desde los más sencillos a los de profesional) los presenta al alcance de todos.