Entrena a tu mascota sin problemas 

Los perros necesitan entrenamiento para poder comprender y diferenciar lo correcto de lo incorrecto. Muchos dueños sufren las consecuencias de tener mascotas sin entrenamiento y al final son los perros quienes pagan las consecuencias con castigos o teniendo que llevar accesorios como los bozales. Es por ello que el entrenamiento de tu mascota no debe tomarse a la ligera. Existen muchos métodos para lograr que tu perro te obedezca dependiendo de qué quieres lograr. Puedes usar un silbato de ultrasonido para hacer que tu amigo de cuatro patas venga cuando lo llames, sin molestar a tus vecinos con el ruido que emite un silbato normal. Si tu interés es que realice trucos, una opción es darle un refuerzo positivo con un clicker de entrenamiento o llevando contigo una bolsa portapremios para que sepa que recibirá un premio cada vez que cumpla un objetivo. Estos últimos son muy usados en entrenamientos para agility. Sin embargo, si tu perro ladra mucho y no te deja dormir a ti o a tus vecinos, quizás necesitas un collar de adiestramiento para que tu mascota no ladre en momentos inoportunos. Éstos cuestan entre 20 y 50 €, dependiendo del tipo de dispositivo. 

¿Cómo funciona un collar de adiestramiento? 

Los collares de adiestramiento son dispositivos antiladridos para perros que se colocan en el cuello para causar una incomodidad cada vez que éste ladre y active el dispositivo. Al poco tiempo, el perro relacionará el ladrido a la molestia que le genera el aparato y aprenderá a no ladrar cuando lo lleve puesto. 

Tipos de collares antiladridos o de adiestramiento 

Existen tres tipos de collares de adiestramiento: collar de citronela, por ultrasonido y por descarga eléctrica. El primero se trata de un método bastante inofensivo y muy eficaz especialmente en perros pequeños. Consiste en un recipiente de spray que contiene citronela y se activa con el ladrido del perro. La citronella tiene un olor bastante fuerte y un sabor a limón que hacen que el perro se sienta muy incómodo, evitando así que siga ladrando. En cuanto al collar por ultrasonido, funciona de forma similar al collar de citronela, pero emite un sonido agudo que los humanos no pueden escuchar pero los perros sí. Por último tenemos el collar por descargas, que se suele utilizar en perros grandes. Algunas personas prefieren dejarlo como último recurso debido a la naturaleza de su funcionamiento. Este collar emite una pequeña descarga eléctrica, de muy bajo voltaje y que no le produce daños a tu mascota, cada vez que detecta ladridos. Se puede ajustar su sensibilidad y a veces incluyen un dispositivo de ultrasonido.