Disfraces para niñas, ¿Cuáles son los que más triunfan?

A las niñas les encanta disfrazarse durante todo el año y no solo en Carnavales. Puedes encontrar disfraces de todos los tipos y de todos los precios (desde poco más de 4€ hasta los 26€, aproximadamente). Lo que está claro es que siempre hay unos disfraces que, según el momento, están más de moda que otros. ¿Sabes cuáles son los que más triunfan en estos momentos?

Disfraz de Frozen para niña, un éxito entre las más pequeñas

Es ya uno de los disfraces más demandados en el mercado, sobre todo el disfraz de Elsa de Frozen, y es que la conocida como “Reina de las Nieves” es uno de los personajes de Disney que más triunfan, desde que la película “Frozen, el reino del hielo” se estrenará el 27 de noviembre de 2013. Elsa se ha convertido en todo un icono para las niñas y casi todas sueñan con ponerse su larga trenza y vestirse con el vestido azul que ella lleva en la película.

Disfraz de princesa, un clásico entre los clásicos

Pese a que Elsa es uno de los disfraces favoritos de todas las niñas, sin duda alguna, el clásico traje de princesa nunca pasa de moda. Estos suelen ser vestidos largos confeccionados con un body de lycra o algodón y falda con tul, que hacen que las niñas se sientan princesas durante al menos un día. Además, como complemento, no puede faltar la corona.
Los animales, los grandes triunfadores en los disfraces de bebé
Un éxito asegurado son los disfraces para bebés. Y es que, ¿Quién no sucumbe ante un bebé disfrazado? Son tan tiernos y adorables que a todo el que ve a un bebé disfrazado le entran ganas de comérselo a besos y darle mil arrumacos.

La familia al completo

Sin duda alguna, para una fiesta de Carnaval, una de las opciones que más triunfa es el disfrazarse toda la familia junta. Tan solo tendrías que buscar disfraces de hombre o  disfraces de mujer en consonancia con el disfraz de tu hijo o hija para ir todos a juego.
Son muchas las opciones de disfraces para bebés que encontrarás en el mercado; aunque, sin duda alguna, los más elegidos por los padres son los que se inspiran en animales: pollito, vaca, osito, mono, elefante, león…. La lista es interminable, aunque lo que está claro es que todos los bebés están para comérselos con cualquiera de estos disfraces.