Disco duro: la unidad de almacenamiento de datos

El disco duro es el dispositivo que almacena datos de forma no volátil.  Esta grabación se realiza de manera magnética para almacenar en los ordenadores los archivos digitales. El primer disco data de 1956 y fue obra de IBM (International Business Machines).


Cómo elegir de entre todos los discos duros del mercado el idóneo

A continuación se va a realizar una pequeña síntesis de las características que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un disco duro.

  • La capacidad: es recomendable optar por un disco duro que tenga mayor capacidad de la que se crea necesaria. Actualmente la máxima es de 8TB y su precio oscila entre 270 y 1400€, pero pueden adquirirse discos duros de menor capacidad a un coste inferior, desde poco más de 10€. 
  • El tipo: existen discos duros SSD (Solid State Disk), HDD (Hard Disk Drive) y los híbridos (SSHD). El SSD se caracteriza por su rapidez, pero con un precio más elevado que el del HDD.
  • El formato: habiendo discos duros internos y discos duros externos, según necesitemos que el disco se pueda transportar fácilmente o vaya a ir instalado en el interior de una CPU.
  • El tamaño: según el dispositivo en el que se vaya a utilizar, para un portátil el tamaño será un disco duro de 2.5”.
  • La interfaz: es importante por compatibilidad y velocidad de transferencia de datos, así una opción segura es un USB 3.0.
  • El tiempo de lectura: cuanto más bajo sea mayor velocidad tendremos.
  • La tasa de transferencia: o los bytes que pueden moverse hacia o desde el disco duro.
  • La velocidad de rotación: indica las revoluciones por minuto de los platos del disco, cuanto mayor sea más rápido será.
  • El buffer: dota de mayor velocidad al caché, a mayor cantidad mejor el máximo es de 64MB.
  • El consumo: por regla general los SSD consumen menos que los HDD, respectivamente por debajo de los 2w y 3w.
  • El calor disipado: es importante que no se sobrecaliente para que no disminuya su rendimiento, y en cuanto a la temperatura operativa, si se reside en lugares donde la temperatura sube mucho es mejor optar por los discos duros SSD ya que tienen un rango mayor.
  • El ruido: los SSD no emiten sonido alguno, mientras que los HDD pueden generar algo de ruido.

Para los más exigentes, ya sea en capacidad, velocidad de lectura (unos 110MB/S) y de escritura (100MB/S), los dispositivos NAS (Network Attached Storage, disponible a partir de 49€) ofrecen al usuario la potencia que necesita con el almacenamiento de datos conectado en red.