Cortinas y visillos: una cuestión de estilo
Cuando una persona entra en su nuevo hogar, oficina o local en el que va a pasar largos ratos de su vida, lo primero que trata de alcanzar es el mayor grado de confort posible. Para ello, se rodea de objetos que harán esa estancia más grata y acogedora. Y ¿qué mejor para lograrlo que añadir cortinas y visillos a ventanas o paredes?
No es sólo por una cuestión de obvia privacidad, ya que sabemos que comprar cortinas y visillos es un buen seguro contra las indiscretas miradas del exterior, sino también por estilo. Una habitación se vuelve más cálida y una estancia más hogareña con la simple adición de estos versátiles trozos de tela y sus accesorios. Las cortinas y estores limitarán además la entrada de luz, mientras que los visillos la modularán, e incluso pueden añadir diferentes tonalidades, en el caso de visillos confeccionados con tejido de color.

Al gusto de cada cual
Para seleccionar y comprar cortinas sin equivocarse basta con seguir unas cuantas recomendaciones básicas. En primer lugar, habrá que tomar bien las medidas del área a cubrir. Si lo que se va a adquirir son cortinas colgadas de riel, habrá que sumar unos centímetros extra ya que éste suele sobresalir a ambos lados de la ventana, además de lo que se quiera añadir para lograr efecto vuelo, es decir, que no quede tirante cuando esté cerrada.Por otro lado, para seleccionar la tela, habrá que decidir el objetivo a lograr: ¿se quiere aportar calidez y elegancia a la habitación? Un buen paño de terciopelo o lino de calidad lo logrará. ¿Quizás evitar la dureza de la luz sin renunciar a la iluminación? Los visillos de tela vaporosa serán la elección adecuada. O, ¿se busca que los rayos del sol no caldeen en exceso la habitación? En este caso, los estores y venecianas permitirán una modulación perfecta.
Otro factor a tener en cuenta es el tipo de actividad a desarrollar en la estancia. Unas cortinas juveniles, con alegres estampados de vivos colores, serán perfectas para el cuarto de juegos, pero tal vez desentonarían en un despacho profesional.

Cortinas para todo presupuesto
Para terminar, aunque no por ello menos importante, el presupuesto será el que tenga la última palabra. Existen, desde luego, posibilidades al alcance de todos los bolsillos. Podemos encontrar cortinas o visillos de todo tipo en el mercado, desde cortinas baratas a apenas 1€, hasta las tejidas en materiales más nobles y de diseño más sofisticado, que pueden alcanzar hasta más de 2000€ el paño.
Sólo queda coger la cinta métrica y empezar a diseñar un entorno perfecto.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña