Correas de relojes Longines

Cuando se escoge un reloj de pulsera, además de todos los elementos que lo caracterizan, la correa juega un papel muy importante. Se trata casi de un vestido, de hecho es un componente que puede cambiar el aspecto del reloj y darle carácter. Para no ser anónimo y banal, puedes cambiarla a menudo, incluso todos los días: será como llevar un modelo diferente cada vez.

Sin embargo, no se trata sólo de estilo y aspecto, de hecho la correa está en contacto con la piel, por lo que la elección de la calidad del material se convierte en importante para los propósitos en relación a la resistencia.

Características de las pulseras Longines

Al igual que con otras marcas de relojería y recambios para relojes, Longines también realiza correas de diferentes materiales: acero, piel, goma e incluso con detalles bañados en oro.

La correa es un elemento que caracteriza mucho al reloj y que también debe elegirse dependiendo de las ocasiones en las que se va a utilizar. Ya sea en acero o de piel son muy versátiles y adecuadas a diferentes circunstancias, más formales o menos.

La correa de piel es muy cómoda en la muñeca porque es suave y no crea irritaciones molestas. Puede parecer más delicada que otras, pero de hecho, si tienes un poco de cuidado, resultará muy duradera, sólo piensa que los antiguos relojes de los abuelos y bisabuelos tenían sus propios detalles de cuero. Combinará perfectamente con diferentes estilos de ropa, tanto clásica como informal. Por supuesto, no se recomienda su uso en el agua o en situaciones donde exista riesgo de mal tiempo, sería una pena estropearlo irreparablemente.

La correa de acero es más robusta, resiste a los impactos, arañazos, agua y fenómenos climáticos. La utilizan muy a menudo los deportistas o en situaciones informales. Igualmente, existen modelos sofisticados y elegantes. Su única desventaja es que pesa un poco, pero todo lo que tienes que hacer es acostumbrarte a ella.

¿Cuánto cuestan las pulseras Longines?

Los precios son muy variados, por ejemplo, una correa de piel Longines cuesta unos 20€. Si estás pensando en un modelo de acero puede llegar a costar hasta unos 700€. Hay opciones para todos los bolsillos y gustos. Seguro que si quieres comprar un gran producto de marca, pero no quieres gastar demasiado, puedes echar un vistazo a los objetos de segunda mano.