Controladores para DJ: vive la música

En la actualidad, el sector de los controladores para DJ está en gran expansión gracias al auge de la música electrónica y a la llegada de nuevos artistas del momento, así como de aficionados que cada vez más optan por adquirir este hardware para disfrutar de la música en sus fiestas privadas.

Los avances tecnológicos y la integración móvil definen cada vez más los nuevos modelos de controladores. En eBay encontrarás controladores para DJ nuevos, reacondicionados o usados por precios muy diversos y para todos los bolsillos, en función de la marca y el software incluido.

¿Qué tipos de controladores para DJ existen?

Dentro de la gama de controladores para DJ y controladores virtuales existentes, podemos distinguir dos clases:

  • Controladores estándar o genéricos: la opción más económica para el DJ amateur.
  • Controladores especializados o dedicados: con más funcionalidades y software incluido.

Lo más importante es que valores qué tipo de uso le darás al controlador, ya se trate para un uso en casa para empezar a aprender a componer tu propia música o mezclas o si eres profesional y habitualmente acudes a eventos.

¿Cómo utilizar los controladores para DJ?

Si quieres aprender a utilizar un controlador para DJ, debes conocer varios conceptos básicos sobre la composición de música, como onda, BPM o golpes por minuto, tonalidad, beatgrid, sintonía o samplers.

Debes tener en cuenta que un controlador se utiliza para emular efectos de sonido a partir de samples (muestras) o pistas de nueva creación. Por lo tanto, se aplican las ideas de armonía y ritmo al igual que en la música tradicional.

Existen muchos tutoriales en vídeo para aprender a utilizar un controlador para DJ. Lo más aconsejable es comenzar con ritmos y melodías sencillas para poco a poco ir aumentando el grado de complejidad del tema y la composición resultante.

¿Qué tener en cuenta al comprar controladores DJ?

Antes de lanzarse a comprar un controlador para DJ, debes tener en cuenta varios aspectos:

  • La compatibilidad con tu equipo actual (ordenador, altavoces, software, etc.).
  • La tarjeta de sonido que incluye y si cumple con tus expectativas de calidad de sonido.
  • Si es multifunción, según las funcionalidades que se ajusten a tus necesidades.
  • Si existe la posibilidad de utilizarlo como mezclador.
  • Su tamaño y sus funciones.
  • Si es ergonómico, si se puede adaptar a un soporte elevado en el caso de que realices actuaciones en locales con un espacio reducido, etc.
Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña