Los congeladores, uno de los electrodomésticos que no pueden faltar en nuestras casas

El objetivo principal de los electrodomésticos no es otro que el de facilitar la vida al consumidor pudiendo realizar tareas de forma más rápida o bien porque nos ofrecen prestaciones que nos ayudan a optimizar nuestro tiempo.

En el caso de los congeladores, nos ayudan a la conservación de los alimentos y así logramos un uso más provechoso de los alimentos y sus tiempos.

Características básicas a tener en cuenta a la hora de elegir un congelador

Aunque a veces es suficiente con disponer de un frigorífico combinado, cada vez hay más demanda de los llamados congeladores horizontales o arcones. Si queremos adquirir este electrodoméstico, además de tener cuenta el aspecto económico tenemos que asegurarnos de que reúne ciertas características:

  • El tamaño es algo que no debemos pasar por alto ya que, dependiendo del uso que le vayamos a dar y del espacio disponible, podemos encontrar congeladores pequeños o de mayores dimensiones. También es importante tener en cuenta la capacidad de almacenaje ya que algunos modelos y marcas, a pesar de contar con funciones avanzadas, realmente no disponen de mucho espacio real.
  • El consumo que realiza. Es importante comprobar que tenga al menos un etiquetado energético de A+. Otra recomendación es que tenga la característica de “No frost”, que garantiza que no genera escarcha, evitando de este modo descongelarlo para retirarla.
  • Si se trata de frigoríficos de una puerta, asegurarnos de que la bisagra sea de excelente calidad ya que ésta garantiza el perfecto cerrado del electrodoméstico, así como saber la disponibilidad de recambios y accesorios en caso de necesitar alguna reparación para prolongar su vida útil.
  • Que disponga de una función que regule la temperatura. Para tener un ahorro energético y en consecuencia también económico, es imprescindible que el sistema de enfriamiento esté bien regulado, aunque si es necesario podemos hacernos con un termostato que nos asegure su correcto funcionamiento.

Máximas prestaciones para los consumidores

Los grandes fabricantes tienen cada vez más en cuenta las necesidades actuales del consumidor que se caracteriza por ser exigente con la calidad del producto y el precio. En el mercado podemos encontrar congeladores a muy buen precio. El rango varía según las características, antigüedad y modelo. Podemos hacernos con un producto con buenas prestaciones y funcionalidades de segunda mano por un precio de 15 a 100€, mientras que uno nuevo llegaría a costar entre 150 y 270€, y todo eso sin tener que renunciar a una máxima calidad.