Combos de CPU y placas base para ordenador, los elementos fundamentales de todo PC 


Tener un PC a medida resulta muy atractivo cuando tienes experiencia con ordenadores y sabes exactamente qué componentes quieres para tu equipo.
La placa de base es el componente fundamental de cualquier PC porque allí es donde se conectan todos los componentes. La CPU, o procesador, es el hardware central que define la velocidad de procesamiento de todo tu PC. Los Intel Core son los más conocidos y llevan el nombre i3, i5 e i7. Cuanto mayor el número, más velocidad de procesamiento. Una de las formas de acceder a la configuración ideal y de ahorrar tiempo en la decisión es comprar un combo que incluya la placa base del ordenador y la CPU. 


Muchas alternativas para elegir según tu perfil de usuario 

Encontrar el combo adecuado dependerá del uso que quieras darle a tu equipo. Cuantas más prestaciones requieras en tu PC, es decir en la medida en que requieras mayor velocidad de operación, multiprocesamiento o mejores prestaciones gráficas y de sonido, más caro te saldrá el combo de placa base y CPU y los accesorios que añadas. Encontrarás diferentes marcas y entre ellas, las más conocidas son ASRock, ASUS, GIGABYTE y MSI. Los precios dependen del tipo de placa base y del tipo y las características de la CPU, y pueden oscilar entre 150 y 500€.

Los valores de las CPU baratas en general corresponden a un procesador i3, con un precio individual desde los 120€, y que te servirá para tareas de oficina, procesamiento de textos e Internet. Un procesador i5 tiene un rendimiento y precio algo mayor, pensado para procesar imágenes y ejecución multitareas, mientras los más nuevos y veloces son los Intel i7, que cuestan individualmente alrededor de 350€ y están pensados para edición de video, gaming y tareas gráficas complejas. Recuerda que muchos de estos combos también incluyen memorias RAM que siempre dependen del tipo de ranuras con la que cuente la placa base y por eso es muy importante que sean del tipo requerido para cada caso. Para completar tu ordenador solo te queda elegir la fuente de alimentación, la caja y lo que quieras añadir según tus gustos y presupuesto. 


Ahora, solo te queda añadir los “lujos” que decidas

Podrás, por ejemplo, añadir tarjetas de captura de video y TV para tener conectividad con cámaras de vídeo o para grabar tus programas favoritos directamente en tu ordenador. Si trabajas con sonido, podrás añadir a la ofrecida por la placa base una tarjeta de sonido interna que mejorará notablemente el rendimiento. ¡Encontrarás muchísimas opciones, solo es cuestión de ponerte a investigar!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña