Los nuevos colchones para una noche perfecta de sueño

El ser humano siempre ha necesitado un lugar para tumbar su cuerpo y descansar. Si bien antes no contaban con los colchones que tenemos hoy en día fabricados con espuma o muelles, en la antigüedad los hombres primitivos realizaban colchones a base de hierbas y plantas medicinales. Aparentemente estos colchones también servían para repeler insectos. Sin embargo, con el desarrollo de la tecnología el hombre ha ido creando colchones cada vez más confortables para el descanso. Nada es mejor como una buena noche de sueño para reponerse tras una larga jornada de trabajo.


Tipos de colchones y aspectos a tener en cuenta a la hora de decidir

Hoy en día hay una gran variedad de tipos de colchones, fabricados en diferentes medidas y con distintos materiales. Están los colchones viscoelásticos, los colchones de látex, los colchones de muelles y los colchones de espuma. Para tu elección deberás tener en cuenta diferentes factores personales, como por ejemplo tu edad, peso corporal, tamaño, condición física, sensibilidad de la piel, entre otros. Además, los especialistas en la materia piden prestarle atención a otros tres factores, pero estos tiene que ver directamente con el colchón y son la firmeza, el grado de confort y la temperatura al contacto.


Cómo elegir un buen colchón y no morir en el intento


Elegir un buen colchón no se hace en base a fórmulas. Cada ser humano experimenta un grado de confort en distintos puntos de firmeza y se adapta mejor a diferentes materiales y es por ello que lo más idóneo es probar el colchón antes de comprarlo. Cada material ofrece aspectos positivos y negativos, sin embargo los colchones viscoelásticos son los más adaptables a todo tipo de persona al tratarse de una espumación termosensible que reacciona hundiéndose con el calor del cuerpo y endureciéndose con el frío.


Qué necesitas para un buen descanso además del colchón

El colchón, si bien es la parte más importante para tu descanso no lo es todo. Necesitarás una buena cama sobre la cual poner tu colchón, un cabecero de cama, además de almohadas u otros artículos como mantas y edredones. Si estás buscando algo más económico también puedes hacerte con un somier.
Un colchón puede costarte aproximadamente entre 80 y 180€, pero si estás buscando el paquete completo: cama, colchón y cabezal, el precio puede llegar a los 400€. Al momento de elegir tu colchón recuerda que sobre él vas a dormir todas las noches, por lo que su precio nunca será lo suficientemente elevado si te da un buen descanso.