El cuentakilómetros de tu bicicleta te ofrece más que una distancia
Es uno de los accesorios para bicicleta más necesario. Aunque la función básica de un cuentakilómetros es obtener un dato sobre la distancia recorrida, la verdad es que ese dato también te puede ayudar a conocer cómo evoluciona tu rendimiento, o entender cómo afectan ciertas condiciones del terreno o del clima al mismo.
El mercado ofrece multitud de dispositivos, desde los muy básicos, que solo ofrecen el dato de la velocidad y distancia, hasta ciclocomputadores muy avanzados que ofrecen datos de posicionamiento vía GPS así como otras funciones como interconexión, memorias, pulsaciones cardíacas, medición de cadencia, etc.


Tipos de cuentakilómetros
La primera decisión es elegir si vas a optar por un velocímetro y cuentakilómetros para tu bicicleta que sea inalámbrico o con cable. Estos son los tipos de cuentakilómetros entre los que puedes elegir.

1.Cuentakilómetros con cable. Su principal ventaja es el precio, su funcionamiento básicamente consiste en un sensor conectado a la rueda que va midiendo las revoluciones y así calcula la distancia durante recorrida durante un determinado período de tiempo a la vez que nos señala la velocidad media con la que se ha alcanzado dicho recorrido. 

Una desventaja es que el cable que conecta el sensor con el dispositivo es poco estético e incluso hay quienes lo consideran incómodo.

2. Cuentakilómetros inalámbrico. Los velocímetros para bicicletas inalámbricos más básicos también son económicos y suelen tener las mismas funciones que los velocímetros con cable , pueden colocarse tanto en la rueda delantera como en la trasera, y si entrenas en casa con rodillos los de cable, que solo pueden colocarse en la rueda delantera, no te servirán.

Por otro lado, señalamos como desventaja que puede haber interferencia en la transmisión de la señal al receptor si hay otros velocímetros inalámbricos cerca, además requieren dos pilas, una para el emisor (colocado en la rueda) y otra para el receptor (en el manillar).

3.Ciclocomputadores. Si buscas un dispositivo más preciso y que te ofrezca funciones más avanzadas como medición de cadencia y sensor de pulsaciones cardíacas así como posicionamiento GPS, es más recomendable que compres un ciclocomputador conectado por satélite.

Los hay de diversos precios, rondan entre los 70 y 600€, pero si el ciclismo es tu pasión, serán una muy buena inversión.
La tecnología ha avanzado mucho en este aspecto y este tipo de dispositivos son indispensables para quienes practican ciclismo ya que permiten controlar el rendimiento, conocer la ubicación, registrar rutas, e incluso tener datos de variables físicas. Esto añadido a que te motivará ver como evoluciona tu rendimiento. ¡Ánimo y a pedalear!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña