Con un cepillo de carpintero te convertirás en un artista del bricolaje
En la actualidad está muy de moda el “DIY” (hazlo tu mismo por sus siglas en inglés). Nos encanta hacer diferentes trabajos de bricolaje por dos razones muy distintas: es más barato y es un entretenimiento muy divertido ya que es muy satisfactorio lograr algo con nuestras propias manos. Lo mejor de todo es que ahora más que nunca hay herramientas de bricolaje para cualquier cosa que queramos hacer y los cepillos de carpintero son una herramienta básica para convertirnos en un auténtico “manitas”.

¿Para qué sirve un cepillo de carpintero?
El cepillo de carpintero se utiliza constantemente en la carpintería para cepillar, rectificar, emparejar o rebajar superficies de madera como los listones. Es decir, si por ejemplo estás restaurando un mueble antiguo de madera y necesitas ponerle un listón nuevo, tendrás que utilizar este tipo de cepillo para ir quitando cualquier superficie sobrante y que quede emparejado con el resto del mueble. Además del cepillo de carpintero, para hacer cualquier otro trabajo con madera probablemente también necesitarás una sierra de bricolaje y diferentes limas y escofinas

Tipos de cepillos de carpintero
Los cepillos de carpintero son metálicos y normalmente miden de 20 a 25 centímetros. Su estructura es sólida y dentro se aloja una cuchilla extremadamente afilada que mide entre 40 y 50mm de ancho. Hay diferentes tipos de cepillos dependiendo de su uso y tamaño:

  • Guillamen: es un cepillo más estrecho que el típico cepillo de carpintería; su cuchilla sobresale del ancho de la herramienta y se suele utilizar para hacer ranuras en la madera.
  • Cepillo dentado: este cepillo se usa para raspar la madera antes de usarla.
  • Cepillo doble: esta herramienta se utiliza para cepillar en contra de los hilos de la madera. 
  • Garlopa: este tipo de cepillo es más grande de lo normal y se usa para el desbastado de grandes trozos de madera. 

Hay una gran oferta de cepillos de carpintero y puedes encontrarlos entre 6 y 120€ dependiendo del tipo y de si es nuevo o de segunda mano. 

Otras herramientas de bricolaje
Si eres un aficionado al bricolaje, sabrás que también necesitas otras herramientas manuales para poder trabajar en tus proyectos. Por esta razón, siempre deberías tener a mano unos destornilladores manuales de buena calidad, unos martillos y mazas especiales para diferentes materiales o unos sargentos y tornillos de banco para que no se te mueva nada. Todas estas herramientas te facilitarán el trabajo y el acabado será mucho mejor.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña