Candelabros y portavelas decorativos para el hogar 

Utilizadas como principal fuente de iluminación durante siglos, las velas han sido paulatinamente sustituidas por la luz eléctrica a lo largo del siglo XX, pero todavía siguen siendo una opción totalmente válida si lo que queremos es crear un ambiente cálido, romántico y acogedor en cualquier estancia de nuestro hogar. Los candelabros y portavelas utilizados para sujetarlas son además fantásticos objetos decorativos, que pueden servirnos para dar un toque de elegancia adicional a nuestro salón, recibidor o dormitorio. 

El ambiente perfecto 

Para escoger los candelabros que mejor nos encajen, deberíamos tener en cuenta algunas cuestiones importantes, como el tipo de decoración para el hogar que tengamos actualmente o la que vayamos a poner próximamente. Si, por ejemplo, esta es de corte rústico, unos candelabros de forja encajarán a la perfección, mientras que con  una decoración moderna serán más adecuados los diseños geométricos o minimalistas. Por supuesto, esto no es ninguna norma estricta y siempre podemos buscar justo lo contrario, introduciendo rompedores contrastes y combinando diseños antiguos y vanguardistas en el mismo cuarto. El tamaño del salón o habitación también será clave a la hora de elegir nuestros candelabros. Un enorme recargaría en exceso una sala pequeña, y uno demasiado pequeño podría perderse casi por completo si lo situamos en una gran estancia. Respecto a la ubicación, tenemos un montón de posibilidades para jugar a nuestro antojo. Un gran candelabro de pie le dará un aire imponente y majestuoso a nuestro comedor, en el que también puede quedar muy bien uno un poco más pequeño como centro de mesa. Los de pared quedan muy bien en decoraciones rústicas o en exteriores, y los de menor tamaño pueden permitirnos crear fantasiosas combinaciones e incluso introducirlos dentro de otros objetos decorativos, como vitrinas.

Un acierto seguro para cualquier rincón de la casa 

Si no tenemos espacio para un candelabro o simplemente no nos gustan demasiado, una alternativa para no renunciar a la luz de las velas y decorar con estilo al mismo tiempo son los portavelas. Disponibles en infinidad de diseños y tamaños, son todo un clásico de la decoración que nunca pasa de moda y que nos sirve para dar un toque de color a cualquier espacio de forma sencilla y económica (hay muchísimos modelos desde apenas 1€). Elige los tuyos y prueba a colocarlos sobre un aparador, un estante o en el alféizar de la ventana. Te sorprenderá lo bien que quedan y lo mucho que se puede decorar con un accesorio tan aparentemente simple.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña