Camas para perros. El descanso de tu mascota

Es conveniente que tu mascota tenga su propio espacio, un lugar donde pueda descansar y que sienta propio, para ello se fabrican las camas para perros. Existen una infinidad de modelos para adaptarse a sus necesidades. Las camas para perros deben adecuarse al tamaño del animal, a ellos les gusta sentirse seguros y arropados por lo que no pueden ser demasiado grandes. También hay que tener en cuenta la postura, si prefieren dormir estirados puedes elegir una cama rectangular mientras que si tu perro duerme enrollado es mejor una cama redondita. Esos pequeños detalles te permitirán escoger una cama para perros con la que tu mascota se sienta realmente a gusto.

¿Cuántos tipos de camas para perros hay?

Existen muchos tipos de camas para perros, desde modelos muy sencillos hasta camas de diseño. Algunas de las que puedes encontrar son:

  • Colchonetas: la más sencilla, ideal para perros grandes que prefieren dormir estirados.
  • Casitas: tienen forma de casa y son originales y divertidas.
  • Cuna: son más recogidas que las camas colchoneta. Perfectas si tu perro prefiere dormir enroscado.
  • Iglús: están muy cubiertas y parecen una cueva. Ideales para perros frioleros.
  • Refrigerantes: si tu perro es caluroso, existen modelos que incluyen refrigeración.
  • Camas para perros con calentador: diseñadas para los perros más frioleros.

¿Qué materiales utiliza una cama para perros?

El peso y el tamaño de tu perro influyen en el material que necesita para su cama. Si el perro es pequeño solo necesita que sea suave y mullido y puede ser de goma espuma troceada o vellón sintético. Si tu perro es grande necesitará un colchón más grueso, con gomaespuma de alta densidad. Existe también la espuma de poliuretano para las camas de perros de gran tamaño. Otros materiales que se utilizan en las camas para perros son el algodón o la espuma viscoelástica, que está indicado sobre todo para perros mayores.

¿Es fácil limpiar una cama para perros?

Las camas para perros se fabrican con materiales que sean fáciles de lavar. Las que tienen una funda desenfundable solo tienes que meterla en la lavadora. Las camas para perros abrigadas con colchones de cordero o tela polar también están preparadas para una fácil limpieza, aunque en ellas es más laborioso quitar los pelos adheridos. Modelos como los de cuero sintético o lona se pueden lavar con un paño o cepillo húmedo. Otras telas fáciles de limpiar son las impermeables, que preserva el colchón de la humedad y los malos olores.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña