Revive la pasión por las cámaras analógicas

Si tienes más de 35 años, seguramente has usado cámaras fotográficas analógicas y tienes muchas anécdotas con ellas. Pero los más jóvenes, para quienes la fotografía digital es la norma, tan solo tienen como referencia las viejas y descoloridas fotografías familiares. Es evidente que la tecnología y la era digital han arropado el mundo de las cámaras, pero eso no quiere decir que las cámaras analógicas hayan quedado del todo en el olvido, ya que todavía se venden muchos artículos de fotografía analógica entre aquellos que quieren seguir manteniendo vivo este formato. 

Respalda digitalmente tus fotos analógicas

Gracias al resurgimiento nostálgico de la fotografía analógica, actualmente es posible conseguir respaldos digitales para cámaras fotográficas analógicas, que facilitan la convivencia con el mundo digital. Estos dispositivos tienen un sensor que escanéa los negativos, capturando las imágenes analógicas y convirtiéndolas en megapíxeles que pueden guardarse en soportes digitales. 

Comienza a mirar el mundo a través de un objetivo

La fotografía analógica es una buena forma de aprender a valorar lo básico, comprender la esencia de la fotografía, la composición, la captura del momento perfecto y el procesamiento posterior de la imagen, es decir, el revelado de la película fotográfica analógica. Trabajar con un equipo analógico obliga al fotógrafo a observar bien antes de hacer la foto, lo que indiscutiblemente mejora la técnica óptica y se convierte en un proceso experimental apasionante asociado a la creatividad visual. Los fotógrafos profesionales que prefieren trabajar con cámaras réflex analógicas hablan de pureza óptica y naturalidad de la imagen, alabando las imperfecciones como representaciones más auténticas de la realidad, ya que cada disparo es único e irrepetible porque no hay posibilidades de revisar la foto antes de revelar el carrete. Si quieres cambiar la pantalla digital por un visor y comenzar a mirar el mundo a través de una lente tradicional, puedes revisar si tienes en casa alguna vieja cámara analógica olvidada en algún cajón, pero debes comprobar que funcione correctamente y, si es necesario, puedes sustituir algunas de sus partes o accesorios con piezas de recambio y otros artículos de fotografía analógica

También puedes optar por comprar algún equipo de fotografía analógica de segunda mano o reacondicionado. Encontrarás ofertas de modelos básicos por 40€ y cámaras analógicas profesionales, de marcas como Canon o Nikon, con varios objetivos y accesorios por 150-200€. Es hora de comprar los carretes, salir a capturar momentos especiales y esperar para vivir la emoción de poder ver, por fin, la magia de las imágenes analógicas.