Protegiendo los pies de los más pequeños 

Desde que comienzan a caminar, el calzado comienza a ser un elemento importante para la vida de los niños y su desarrollo. Lo ideal sería que caminaran descalzos para desarrollar mejor su marcha, lo cual puede ser posible en un ambiente limpio y libre de peligros, como el hogar, pero para casi todos los demás lugares van a necesitar llevar zapatos. Por lo general, el calzado infantil es muy colorido y llamativo, tanto los modelos para niños como para niñas. Los zapatos se convierten en uno de sus objetos consentidos y siempre tienen un par favorito. Si buscas zapatillas deportivas, considera marcas como Nike, Adidas, PUMA, o incluso Converse, para que puedan construir su look casual y cómodo con zapatillas informales. ¿Cuánto tendré que gastar a la hora de comprar el calzado del peque? El calzado de niño suele ser más económico que el de adulto, y es fácil dar con pares nuevos y de calidad a partir de 20€.  

Algunos consejos para elegir el calzado de los más pequeños 

Al momento de comprar el calzado para los niños, debes tener en cuenta algunos pequeños aspectos para que sean adecuados para ellos y no les hagan daño. Muchas veces es posible cometer errores por desconocimiento y comprar zapatos que luego no les quedan bien. La transpiración del pie es algo muy importante, tanto en niños como adultos. Por lo tanto, elige modelos preferiblemente de tela o de piel. Si compras zapatillas deportivas, que generalmente son de plástico o de goma, procura que el niño no las use todo el tiempo, ya que éstas favorecen la sudoración en exceso, pudiendo causar irritación e incluso hongos. En cuanto a la suela, ésta debe ser ligera y flexible, pero también es importante que sea antideslizante para evitar caídas. La altura de la suela no debe ser muy elevada, para facilitar el movimiento de las articulaciones. Asimismo, no es recomendable que los niños utilicen botas muy a menudo, ya que les limita la movilidad del tobillo y puede afectar su desarrollo; estos modelos se recomiendan cuando es necesario proteger los pies del frío y la humedad. El zapato debe ser cómodo y flexible en su parte interna. Una plantilla plana y flexible es la mejor opción. Respecto a la sujeción en el empeine, ésta debe ser bastante firme y puede ser con cordones, velcro o hebillas. Por último, no compres un zapato de un número mayor. El zapato debe ser justo de la talla del niño o podría alterar su forma de caminar e incluso producirle ampollas.