Cabeceros de cama antiguos y modernos
Existe una gran variedad de cabeceros de cama. La función de los cabeceros no es sólo estética, sino que también evita que partes del cuerpo humano queden en contacto directo con la pared, o bien, que almohadas y sábanas caigan por el espacio disponible entre cama y muro.
Los cabeceros pueden distinguirse según su estilo: modernos, clásicos y personalizados.
La estructura de los cabeceros suele ser de madera ligera. Acolchados y recubiertos con tapizados de polipiel o de tejidos antibacterianos, con o sin costura, pueden elegirse con   decoración de botones capitoné o simplemente lisos. Su formato se adecua al gusto y comodidad de su comprador. Los hay colgantes o con pies, disponibles en una amplia gama de colores. Si tu dormitorio es pequeño y quieres proporcionarle una sensación de amplitud, puedes optar por un cabecero de cama de color blanco, ya que dicho color ayuda a lograr tal fin.
Para un estilo rústico o nórdico, también hay cabeceros de madera maciza y de melamina con tallados racionalistas. El rango de precios de estos cabeceros se encuentra entre los 50 y 100€.
Por otro lado, ¿quién no ha visto un antiguo cabecero de cama de hierro forjado en su vida? Formaba parte integral de las camas de forja que los hábiles herreros de época supieron construir. Asociado a una imagen romántica y colonial, lo cierto es que el cabecero de cama de forja, que parecía haber caído en extinción, hoy está más vigente que nunca gracias al trabajo de jóvenes artesanos que lo han sabido revivir. Su precio oscila entre 40 y 80€, mientras que los diseños personalizados o aquellos que se fabrican a pedido, se encuentran desde los 200 hasta 500€, dependiendo del tamaño de la cama y la figura a forjar.
Si te gusta la personalización, hay fabricantes que pueden construir reproducciones exactas de cabeceros de estilo árabe o hindú.

El confort para los pequeños en dormitorios de ensueño
Los cabeceros de cama de dormitorio infantil son variados. Estos cabeceros también están disponibles tapizados, en madera o en hierro forjado, sólo cambia el tamaño, el diseño y por supuesto la aplicación. Los hay de madera decapada estilo vintage y los de madera rústica. También hay cabeceros de hierro forjado con formas de coches, barcos, hadas, mariposas y niños haciendo deportes. Los precios varían entre 40 y 150€.
Además de los clásicos ya descritos, la decoración de paredes para dormitorio infantil ha permitido emular cabeceros a través de vinilos con distintas formas y colores, desde superhéroes y princesas hasta diversos motivos florales, de líneas y cubos, entre otros.