Cabeceros de cama de hierro forjado. Dormitorios mágicos

Cuando pensamos en un cabecero de cama de hierro forjado nos vienen imágenes de otras épocas. No es raro, pues el hierro forjado se emplea desde hace mucho tiempo, es un material muy valorado por su firmeza y por su facilidad para lograr formas asombrosas. Un cabecero de cama de hierro forjado será el elemento central de la decoración de tu dormitorio, es una pieza del mobiliario que combina bien con cualquier estilo y da personalidad a tu habitación.

¿Cómo es un cabecero de hierro forjado?

El hierro forjado es un material muy dúctil con una gran capacidad para ser moldeado cuando está caliente. Se trabaja en una forja golpeando el hierro caliente con un martillo. Esta técnica consigue crear obras únicas e irrepetibles, pues aunque copies un diseño siempre tendrá detalles particulares. Existen otras técnicas como el hierro fundido, que se trabaja vertiéndolo en moldes y consigue un resultado parecido o la técnica de cortar el hierro fundido con láser que logra cabeceros calados de una gran belleza.

¿Qué ventajas tienen los cabeceros de hierro forjado?

  • Gran resistencia. Es difícil que lleguen a deteriorarse.
  • Precio económico
  • Diseños imaginativos: la forja nos permite crear diseños muy variados, desde los más simples a los más sofisticados
  • Limpieza fácil: solo es necesario pasarles un trapo húmedo.
  • No está anclado a la cama: es una pieza independiente así que podemos instalar un cabecero de cama de hierro forjado en el momento que lo deseemos o podemos cambiar de cama conservando el cabecero.
  • Fácil instalación: tienen una base que se apoya en el suelo y se coloca entre la cama y la pared. También vienen con aletas metálicas en la parte trasera por si queremos fijarlo a la pared para darle mayor estabilidad.

¿Qué decoración presentan los cabeceros de hierro forjado?

Los cabeceros de cama de hierro forjado pueden presentar la decoración que deseemos, es muy frecuente ver formas orgánicas de inspiración vegetal que nos recuerdan ramas entrelazadas, hojas y flores. Las formas geométricas también son posibles y el láser permite crear calados de apariencia muy actual.

  • Estilo rústico: un cabecero de hierro forjado de líneas tradicionales combina muy bien con muebles de madera y crea ambientes cálidos y acogedores.
  • Estilo contemporáneo: se adapta a la perfección a ambientes contemporáneos, dándole un toque de elegancia al dormitorio
  • Estilo minimalista: su solidez y delicadeza encajan muy bien con este estilo.
  • Estilo industrial: un cabecero de aspecto envejecido encajará muy bien con el diseño industrial