¿Tienes uno que vender?

Haz que lo vean millones de compradores.

Billetes de China
El coleccionismo de monedas y billetes es una afición relativamente extendida, pero, a la vez, muy especializada. Las razones para empezar una determinada colección pueden ser muy diversas: una tradición familiar heredada, la consecuencia no premeditada de guardar billetes sobrantes de distintos viajes realizados, la influencia de algún amigo, la lectura de algún artículo o visionado de documental que espolea nuestra curiosidad… Si preguntamos a 10 coleccionistas distintos, probablemente obtendremos 10 motivos distintos de cómo comenzó con esta afición.
Es, además, un hobby que presenta multitud de facetas atractivas: desde la simple revisión de la colección, hasta la búsqueda detectivesca de ejemplares raros, pasando por la socialización con personas con idéntica pasión.
El coleccionismo de billetes tiene otro atractivo añadido: son un instrumento óptimo para el conocimiento de un contexto histórico, la tradición cultural de un país a través de sus personajes y lugares más emblemáticos, la celebración de hitos históricos, la representación de flora y fauna de un lugar específico, la sucesión de jefes de estado de un determinado país, etc. ¡Nos divertiremos pero, además, aprenderemos!

¿Cómo escogemos qué tipo de billetes coleccionar?
Como hemos apuntado anteriormente, lo más habitual es que sean los billetes los que nos escojan a nosotros y atrapen nuestro interés de por vida. Pero, por supuesto, no faltará quien escoja libremente basándose en otras aficiones o intereses.
Hay colecciones que por su especificidad pueden resultar poco atrayentes para los neófitos. Otras, sin embargo, pueden resultar atractivas hasta para los más inexpertos.

Billetes de Asia, billetes de China

Una temática usual es la geográfica. Podemos hallar infinidad de billetes distintos según su procedencia, pero si, por ejemplo, nos atraen los diseños más exóticos, Asia es un continente que por su variedad ofrece muchísimas opciones interesantes y muy valoradas por los expertos.
Los billetes de China, India e Iraq son un magnífico ejemplo representativo de 3 países pertenecientes a un mismo continente pero, con una historia, geografía, y diversidad étnica tan distinta que los aleja mucho de la relativa uniformidad que, por ejemplo, presentan los distintos países de Europa. Y eso es extensible a toda Asia. Algo que ya podemos intuir con la simple observación de los distintos billetes del continente.
China es un país que por su extensión, demografía, diversidad e historia ofrece una amplísima variedad de billetes para el coleccionista. De hecho, es allí donde aparecieron los primeros billetes en el siglo VII y, hasta hoy, ¡se conservan ejemplares del siglo XIV! Aunque difícil, sería posible seguir la historia de China desde las antiguas dinastías hasta la actualidad a través de sus billetes. No parece, por tanto, mala idea coleccionar billetes del país que los inventó. ¿No crees?
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña