Bicicletas: una gran aliada para tu salud
Hacer ejercicio cardiovascular nos ayuda a mantenernos en forma y retrasar el envejecimiento; consecuentemente, también nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos.
Una de las mejores formas de realizar este tipo de esfuerzos es a través de una bicicleta. Con la amplia gama de productos que hay en el mercado, ya no hay excusa para no utilizarla. No importa lo que estés buscando, encontrarlo nunca ha sido tan fácil: tan solo a un par de clics. 

Bicicletas estáticas
Si no tienes con quien ir a dar una vuelta en bicicleta o simplemente no te apetece hacer deporte en espacios abiertos, las bicicletas estáticas son una excelente opción. Pero antes de comprar una cualquiera es recomendable que tengas en cuenta ciertas características:

  • Plegable/no plegable: puede parecer una cuestión baladí, pero si no dispones de demasiado espacio en casa, existen opciones plegables muy fáciles de montar y desmontar.
  • Pedaleo fluido y silencioso: pocas cosas hay más molestas que una bicicleta ruidosa cuyo pedaleo resulta arduo, sin embargo, hay modelos cuya estructura permite un pedaleo suave y silencioso.
  • Estabilidad: es importante fijarse en la robustez del aparato, así como los kg y la fuerza que puede aguantar. Sin duda un aspecto imprescindible antes de desembolsar nuestro dinero.
  • Comodidad: algunas bicicletas estáticas tienen sillines muy incómodos que a la larga pueden provocar problemas en los lumbares o los glúteos; para evitarlos es importante decantarse por un modelo que cuide este tipo de detalles y brinde un mayor confort.
  • Precio: si nuestra economía no es muy boyante, todavía podemos adquirir alguna bicicleta estática cuyas prestaciones sean aceptables. Eso sí, debemos buscar siempre unos mínimos de calidad antes de ir, directamente y sin pensar, al precio más barato.

Otras bicicletas: ruta, montaña o BMX.
Si lo tuyo es la aventura y la idea de hacer ejercicio en casa no te seduce, tu compañera ideal puede que sea una bicicleta de ruta para grandes recorridos o una de montaña para terrenos escarpados. Y no solo eso, si lo que te entusiasma de verdad es la cultura urbana, quizá la mejor opción esté entre los modelos de BMX o a través del romántico rescate de una de segunda mano. La cuestión es saber con exactitud qué es lo que deseas, pero, sobre todo, animarte a la acción para no quedarte apalancado en el sofá.
Piensa detenidamente cuál se adecúa mejor a tus características y déjate enamorar. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán, ya seas todo un sibarita (con bicicletas que superan los 18000€) o un simple aficionado (con precios inferiores a los 100€).