Las pilas más económicas y respetuosas con el medio ambiente
Si te fijas bien, comprobarás que muchos aparatos de imagen y sonido que utilizamos a diario funcionan con pilas o con un mando que las lleva. Seguramente, también habrás comprobado más de una vez que dichas pilas tienen la molesta costumbre de agotarse en el momento más inoportuno, especialmente si no tenemos ninguna de recambio a mano.
Si usamos con frecuencia este tipo de dispositivos de TV y home audio, a la larga acabaremos incurriendo en un gasto en pilas considerable y dejando además una nefasta huella en el medio ambiente (los componentes de estas baterías son altamente tóxicos), por lo que sería muy recomendable que decidiésemos pasarnos a las pilas recargables.
De entrada, podríamos no ver demasiado claro el ahorro, pues las pilas recargables son más caras que las baterías desechables y además requieren de un cargador para restablecer completamente su carga, pero rápidamente comprobaremos que la inversión merece la pena.
La duración de cada una de estas pilas es mucho mayor, lo que unido a su capacidad de recarga (que no es infinita, pero sí muy alta) hace que su vida útil sea muy superior a la de las no recargables. Así, en el mismo periodo de tiempo en el que tendríamos que adquirir y desechar infinidad de pilas normales, podremos utilizar apenas un juego de recargables, lo que acabará siendo sin duda más cómodo y económico. De hecho, si nos hacemos con un par de juegos de baterías recargables y tenemos uno siempre cargado, ¡podremos olvidarnos de volver a bajar a comprar pilas en mucho tiempo!

Pilas para todas las necesidades y bolsillos
Cuando vayas a adquirir tus pilas recargables, verás que las puedes encontrar fundamentalmente de tres tipos distintos. Las de NiCd (Níquel-Cadmio) son las más clásicas y también las más baratas, pero tienen algunas desventajas como el llamado "efecto memoria", por el cual los restos de carga no utilizados se van acumulando y reduciendo la capacidad de la pila. Además, suelen tener inicialmente una capacidad menor (por lo que hay que recargarlas más a menudo) y una vida útil más corta.
Las de NiMH (Níquel-MetalHidruro) son las más populares hoy en día, ya que tienen una mayor capacidad, son menos contaminantes y soportan más recargas, con lo que su vida útil es sensiblemente mayor. Son algo más caras que las de NiCd, pero a cambio no tienen efecto memoria. Por último, las baterías de LiIon (Litio-Ión) son las que más capacidad de carga y mayor vida útil tienen, pero también son las más caras y las más difíciles de encontrar en algunos formatos muy comunes, como AA y AAA.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña