Básculas de baño para no perder detalle

Las básculas de baño son dispositivos electrónicos, aunque todavía se comercializan algunas analógicas, que nos permiten calcular el peso corporal y que son muy comunes en el ámbito doméstico. Cuando se trata de hacer dietas de adelgazamiento o un simple seguimiento, las básculas de baño son una opción recurrente. Su popularidad se explica en gran medida por su sencillez y bajo coste; pero en caso de que estés buscando algo más sofisticado, quizá te interese echar un vistazo a otro tipo de básculas como las de bioimpedancia.


Tipos de básculas de baño

Las básculas de baño suelen reducirse a una sola función básica: la de medir nuestro peso corporal. Pese a ello, son una gran aliada a la hora de fomentar hábitos saludables y no dejarnos llevar por el sedentarismo. Existen dos tipos básicos:

  • Básculas analógicas: Las clásicas básculas de siempre. Las hay de muelles o de contrapeso. Las primeras no son extremadamente rigurosas. Las segundas sí, pero resultan un tanto aparatosas. Aunque algunas se comercializan por unos 50€, con la excusa de ser vintage, la mayoría no pasan de los 10€.
  • Básculas electrónicas o digitales:  Las más populares en la actualidad. Son aquellas con sistemas eléctricos que, a través de sensores, calculan el peso y lo muestran en una pantalla. Aunque pueden ser menos precisas que las de contrapeso, la constante mejora de su tecnología hace de ellas una opción fiable y de calidad.

Múltiples modelos de básculas de baño digitales

Entre las básculas digitales, dispones de innumerables modelos como por ejemplo, las transparentes. Las más simples, que ofrecen solo funciones básicas, las puedes comprar por 10€; otras más completas con múltiples posibilidades, pueden llegar a alcanzar los 150€. Entre medias hay modelos bastante buenos entre 30-50€.
Aunque todas las básculas de baño cumplen la misma función básica, algunas tienen otras características como:

  • Memoria: si buscas hacer un seguimiento a largo plazo de tu peso, necesitarás una báscula con memoria. Esta permite comparar cada lectura de peso con las anteriores. Así sabrás si la dieta y el entrenamiento que estás haciendo son realmente efectivos.
  • Multiusuario: permiten grabar datos de más de una persona. Geniales para cuando sois muchos en casa y no queréis gastaros demasiado en varias básculas.
  • Soporte antideslizante: esencial si no queremos experimentar sorpresas desagradables y muy adecuada para las personas mayores o para evitar los deslizamientos típicos de un baño húmedo.
  • Conectividad: las más modernas permiten pasar los datos recabados por la báscula a nuestros dispositivos a través de WiFi o conexión USB. Brillante para hacer gráficas y un seguimiento más profundo.

Como ves, hay una gran variedad de modelos y precios. Pero, ¿cuál es la tuya?