Baile en barra, del club al gimnasio
Cuando pensamos en el pole dance o baile en barra, inevitablemente lo asociamos al ámbito de los clubes nocturnos y del baile erótico. Y, sin embargo, aunque su popularización llegó de mano de este tipo de espectáculos, se trata de un deporte de gran rigor, que se ha extendido por todo el mundo, tanto en su vertiente de exhibición (artística o deportiva) como en la de competición.
Se trata, como queda dicho, de un deporte de gran exigencia física, pero que al tiempo resulta muy gratificante y divertido. Sus practicantes afirman que, además de lograr una musculatura firme y definida, este tipo de baile estimula la sensualidad y eleva la autoestima, proporcionando así múltiples beneficios emocionales además de físicos. Su popularidad ha aumentado tanto que las competiciones de este deporte, en el que participan tanto mujeres como hombres, se han multiplicado por todo el mundo.

Un deporte en boga
Si te ha picado la curiosidad y deseas iniciarte en esta fascinante práctica deportiva, comienza por informarte bien de talleres y gimnasios donde se imparta, siempre bajo la batuta de profesionales. Como antes de cualquier contacto con el deporte, consulta primero con tu médico o especialista si padeces de cualquier afección que la práctica de una actividad energética pudiera agravar. Una vez comiences, ten paciencia: al principio será complicado, sobre todo hasta que logres fortalecer toda tu musculatura; para ello puedes empezar entrenando con aparatos de abdominales, piernas y brazos, o con elásticos deportivos.
Las caídas y consecuentes moretones serán algo normal. Al entrenamiento deberás acudir con pantalón corto y como mucho un top para cubrir el pecho: necesitarás la piel desnuda en contacto con la barra para asegurar la correcta adherencia. Cuidado con las cremas hidratantes, podrían hacer que resbalaras sobre la superficie metálica. En este caso, menos es más.
Si ya has superado el primer contacto y deseas practicar en casa, existen en el mercado barras de danza verticales que podrías instalar en tu propio hogar si dispones del espacio adecuado. Desde poco más de 50€ podrás hacerte con una de las más sencillas. Ahora que, si quieres apostar por una calidad profesional, existen barras por más de 300€ preparadas para su instalación. Asegúrate, en todo caso, de que quede bien anclada a suelo y techo, para evitar potenciales daños físicos. Es altamente recomendable que cubras el suelo con una esterilla colchoneta de gimnasio o superficie de goma, en previsión de caídas.
En este fascinante deporte no importa tu género, tu edad ni tu condición física. Sólo tu deseo de avanzar y crecer. ¡Adelante!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña