Trabaja más rápido con atornilladores eléctricos de bricolaje

Para los que disfrutan con el bricolaje y hacen sus pinitos con las reparaciones en la casa, como para los que trabajan a diario, un atornillador eléctrico de bricolaje resulta una herramienta de lo más útil. Los atornilladores eléctricos son muy prácticos para evitar grandes esfuerzos frente a tareas largas como, por ejemplo, atornillar un montón de tornillos del montaje de un mueble prefabricado. Además, son rápidos y relativamente ligeros para un manejo eficaz sin cansancio, ya que se adaptan a la mano, y son muy precisos a la hora de desatornillar y acceder a cavidades estrechas y zonas complicadas de hacer manualmente.


¿Cómo elegir un atornillador eléctrico?

Para poder elegir el modelo de atornillador que más conviene hay que tener en cuenta algunas características importantes de este tipo de herramientas. En primer lugar, hay que decidir si se opta por un atornillador que funcione mediante batería, lo que hace a la herramienta muy manejable ya que no haya cables de por medio durante el trabajo. Estas baterías, además, tardan sólo unas pocas horas en cargarse, sobretodo si son de Li-ion.

Conocer el tipo de tareas de bricolaje a las que se va a dedicar el atornillador eléctrico es otro aspecto importante, ya que la potencia y la velocidad de rotación que se deben elegir va en función de dichas necesidades: no es lo mismo montar cinco muebles al año que cinco muebles por semana. Para apretar tornillos se debe utilizar la fuerza adecuada, ni más ni menos, con el fin de obtener resultados óptimos.

Una vez decidida la potencia, hay que tener en cuenta el diseño y dimensiones de la herramienta a la hora de elegir la marca y el modelo. Un diseño ergonómico de la herramienta proporciona una sujeción segura y cómoda en la mano. Cuando se está atornillando en un lugar de difícil acceso, como dentro de un cajón, una estantería o un sistema de sujeción en el techo, es importante tener un buen agarre de la herramienta para evitar que el atornillador se resbale de las manos o no poder ejercer la fuerza necesaria debido a un mal agarre del mango.

También se deben tener en cuenta otros factores, como los accesorios disponibles o las características extra, como la luz integrada, el giro reversible (permite atornillar y desatornillar), el indicador de batería e incluso un controlador de potencia con muchos niveles. Muchos atornilladores eléctricos tienen funciones de taladro e incorporan brocas entre sus accesorios.


Los atornilladores eléctricos no son herramientas especialmente caras. Se pueden encontrar modelos a partir de 20€ los más sencillos y hasta los 200€ o más para opciones de alta potencia y cariz profesional.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña