Sumérgete en un fascinante mundo de locomotoras, vías y vagones
Aunque actualmente no esté tan de moda como antaño, el modelismo ferroviario no está ni mucho menos olvidado, y continúa siendo uno de los hobbies más entretenidos y apasionantes a los que podemos dedicar nuestro tiempo libre. Lo más habitual es iniciarse en esta actividad a través de algún familiar que haya despertado nuestra afición por el tema o del cual hayamos heredado alguna maqueta, pero también es posible que haya sido nuestra propia curiosidad lo que nos haya llevado a iniciar desde cero nuestro primer proyecto, en cuyo caso deberíamos pararnos a pensar y planificar muy bien cómo vamos a acometer su adquisición y montaje.

Todo lo que necesitas para construir la maqueta de tus sueños
Lo primero que deberemos elegir será la escala sobre la cual vayamos a construir nuestra maqueta. Desde la diminuta escala Z, con un ancho de vía de apenas 6,5 milímetros, hasta la enorme escala G, tenemos a nuestra disposición diversas opciones, siendo esta última la más adecuada si vamos a montar nuestra maqueta en exteriores. Obviamente, esta decisión dependerá en buena medida del espacio del que dispongamos, e influirá en el nivel de detalle que tendrán nuestros trenes y el resto de elementos de nuestra maqueta. Si disponemos de unos dos metros cuadrados, la escala N puede ser una buena elección, pero si tenemos un jardín donde construir una maqueta mucho más grande, la escala G sería sin duda nuestra recomendación. No te puedes ni imaginar lo maravilloso que resulta ver una locomotora de escala G con sus hilera de vagones circulando bajo la nieve...
La siguiente decisión a adoptar también será de suma importancia: ¿digital o analógica? La respuesta, básicamente, nos la darán nuestro presupuesto y nuestros conocimientos de electrónica, pues es mucho más complicado automatizar una maqueta analógica que una digital, pero esta última también resulta más cara. Si el presupuesto no es un excesivo problema y tu intención es construir un complejo circuito por el cual circulen varias locomotoras a distintas velocidades, apuesta sin duda por una digital.
Una vez que tengas todo esto claro, tocará elegir la marca de tu maqueta y sus componentes, ya que de ello dependerán aspectos como el tipo de alimentación (corriente continua o alterna) y el tipo de vías que usaremos (2 o 3 carriles), que a su vez determinará cuánto podremos aprovechar el espacio del que dispongamos. En cualquier caso, te recomendamos que confíes en marcas de amplia tradición y reconocido prestigio como LGB, POLA o PIKO, muchas de las cuales cuentan además con excelentes cajas de iniciación para que tus primeros pasos en el modelismo ferroviario sean mucho más fáciles.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña