La organización de nuestro vestidor: el armario ropero

En el hogar almacenamos infinidad de cosas, y en el armario ropero de la habitación sucede lo mismo. Por ello, de entre todos los muebles para el hogar, el armario es el mejor aliado para mantener la organización del dormitorio, junto con las cómodas, los arcones y los aparadores.
Existe una gran variedad de armarios, pero en especial cómo son por dentro, qué subdivisiones tienen y cómo aprovechan el espacio disponible es lo que puede facilitarnos o complicarnos la rutina. 


Cómo elegir el armario que ponga orden en la entropía diaria

Para facilitar la compra del armario que mejor se adapte a las necesidades de cada uno, hay que diferenciar entre los tipos de armarios que hay y el precio de mercado que tienen. Los tipos de armarios para el dormitorio que ayudan a tener nuestro vestuario en orden son: los empotrados (son de obra y se funden a la perfección son las paredes) y los exentos (todos los armarios modulares que pueden o no estar hechos a medida y de diversos materiales).
En esta ocasión, se verán los diversos tipos de armarios roperos exentos y las claves para comprar el armario perfecto. Después de tomar las medidas de la habitación se deberá reflexionar sobre qué tipo de  material es el que se quiere para el armario de nuestro dormitorio. En este punto se distinguen dos posibilidades:

  • El armario metálico y con paredes de tela es una opción temporal y económica (entre 8 y 45€).
  • El armario de madera es una gran compra para completar el mobiliario de tu habitación. La calidad y durabilidad de los materiales es diferente para los armarios aglomerados (entre 50 y 400€) y los armarios de madera maciza (entre 225 y más de 1000€). Éstos últimos son mucho más caros, pero son una gran inversión, ya que con el paso de los años seguirán estando en perfectas condiciones.

Si te decantas por un armario de madera sigue habiendo algunos detalles a los que prestar atención: la altura del armario, el ancho, el estilo (antiguo, rústico, moderno, juvenil, etc), el color, el tipo de puertas (correderas o abatibles, número de puertas), distribución interior, etc.
Si deseas optar por un armario de segunda mano o reacondicionado, la calidad del mueble no mengua y se pueden encontrar antigüedades de gran valor que no encontrarás en unos grandes almacenes, o armarios comunes que podrás encontrar en cualquier tienda a un precio reducido y perfectas condiciones.