Presume de abdominales
¿Te has apuntado recientemente al gimnasio o has empezado a hacer ejercicio en casa? Si es así, seguro que uno de tus principales objetivos es conseguir un abdomen plano, firme y bien definido, tanto por motivos de salud como de estética. Lograrlo requiere esfuerzo, pero no es en absoluto imposible si seguimos una dieta saludable y hacemos ejercicio con regularidad. Con trabajo y constancia, podemos obtener muy buenos resultados ejercitando adecuadamente toda la zona abdominal, y logrando así no sólo esculpir y afinar nuestra silueta, sino también ganar tonicidad y reforzar nuestra zona lumbar.

Un ejercicio y un aparato para cada objetivo
Dentro de las muy variadas rutinas que existen para trabajar el torso, es probable que te hayas fijado en las que se realizan con aparatos de abdominales. Hacerte con uno para tu casa es una excelente idea, pues se trata de un accesorio generalmente plegable, fácilmente transportable y muy sencillo de usar, que te permitirá hacer ejercicio cómo y cuándo quieras sin depender de horarios ni desplazamientos.
Para elegir el tuyo, debes tener en cuenta tu nivel de práctica y definir bien tu objetivo, que puede ser esculpir tus abdominales o tonificar tus músculos profundos. Fundamentalmente encontraremos dos tipos de aparatos para abdominales: los que los trabajan de forma dinámica, mediante la elevación del busto, están orientados a lograr el objetivo de dibujar los abdominales, mientras que los aparatos que trabajan de manera estática son más adecuados para el trabajo de los músculos que sujetan nuestras vísceras y protegen las lumbares.
Así, si somos principiantes y queremos trabajar nuestros abdominales de forma dinámica, nos decantaremos por un aparato de báscula o crunch, en el que realizaremos la elevación de nuestro tronco mientras nuestra nuca descansa en un reposacabezas y nuestros pies quedan libres. Si ya tenemos algo más de nivel, nuestra elección será un banco de abdominales, ya que con él tendremos una mayor amplitud de movimientos y podremos ajustar el ángulo de trabajo para intensificar el esfuerzo. Independientemente de nuestro nivel, pues es adecuado para todo el mundo, tenemos también el rodillo abdominal, un accesorio aparentemente sencillo que, sin embargo, trabaja perfectamente toda la pared abdominal.
En caso de optar por el entrenamiento estático, nuestra inversión será bien reducida, pues no necesitaremos más que una cómoda esterilla sobre la que realizar ejercicios isométricos, en los que se genera una tensión constante sobre las fibras musculares sin necesidad de movimientos. Si, por el contrario, lo que nos gusta es movernos y divertirnos al mismo tiempo que nos ponemos en forma, un sencillo hula-hoop será perfecto para nosotros. ¡No te creerás lo mucho que trabaja el abdomen hasta que lo pruebes!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña