Nunca pierdas la señal con estas antenas para radioaficionados
En un mundo donde la comunicación entre las personas encuentra nuevas formas y canales para la emisión de mensajes, la radioafición no solo no se ha extinguido, sino que sigue siendo muy necesaria cuando los métodos más vanguardistas fallan.  
Hacerse con una antena de buen alcance y potencia es solo el primer paso para sintonizar con una comunidad presente en todo el planeta.

No es sólo un hobby
Para construir una estación apropiada, el buen radioaficionado debe tener muy en cuenta su localización y el equipo de radio que va a utilizar para poder decidir mejor sobre el tipo de antena a adquirir. Se pueden encontrar antenas comerciales de radio y PMR, antenas de radio CB y, también, más específicas de banda marina y aérea.
Las opciones al alcance de un clic del ratón son muy variadas, pudiendo encontrar desde antenas de exterior, de un tamaño mayor, hasta antenas para Walkie-talkie, mucho más pequeñas.
Las frecuencias están determinadas por la banda del espectro electromagnético, y son un aspecto importante a tener en cuenta cuando elegimos una antena:

  • HF: frecuencia alta que ocupa el rango de los 3MHZ a los 30MHz.
  • VHF: frecuencia muy alta que ocupa el rango de los 30MHz a los 300MHz.
  • UHF: frecuencia ultra alta que ocupa el rango de los 300MHz a los 3GHz.

Los precios son el mejor indicador de toda esta variedad, pudiendo encontrar pequeñas antenas para equipos modestos desde 1€ hasta grandes antenas de gran potencia que alcanzan precios superiores a los 3000€.

Estar bien preparado es un deber
El buen radioaficionado no solo se limita a comunicarse con gente de distintos lugares de manera inalámbrica sino que también cumple un papel clave cuando tienen lugar situaciones de crisis, como las provocadas por los desastres naturales. En esos momentos, después de una catástrofe donde las comunicaciones normales se ven afectadas, estos profesionales se valen de sus equipos para realizar las comunicaciones de emergencia.
Llegados estos casos, no solo es necesario disponer de un equipo y antena adecuados, es igual de indispensable contar con otros accesorios como repetidores y amplificadores para evitar sustos mayores.Teniendo todos estos aspectos en cuenta, es fácil comprender por qué una práctica como esta (iniciada a principios del siglo XX) continúa viva en nuestros días, aunque el tiempo no le haya hecho justicia y para encontrar sus accesorios debamos investigar una categoría mucho más actual y extensa como es la de móviles y telefonía.  
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña