Darse un baño lleno de relax
Para relajar el cuerpo después de la demoledora rutina de lunes a viernes, nada mejor que un baño. Y, sin embargo, estando allí en la bañera, no terminamos de hallar una postura cómoda para nuestro cuello.
Soñamos relajarnos como lo hacen los actores que toman un baño en las películas, en cuartos de baño lleno de detalles como azulejos decorados, espejos, alfombras, etc. Lo que en el cine se presenta como un momento relajante, casi un estado de nirvana, puede ser en realidad un shock térmico. Corremos el riesgo de sufrir hasta un latigazo cervical cuando nuestro cuerpo, caldeado por el agua del baño, entra en contacto con la fría superficie de la bañera.
Por ello, un gran detalle que define la calidad de un baño relajante es, sin duda, la almohada para bañera, que, además de permitirnos apoyar cómodamente la cabeza, evita que nuestro cuello toque la loza fría de la bañera.
Dependiendo del modelo de almohada, también se podrá utilizar para dar confort cuando hay que reposar la nuca en algún tratamiento de belleza, en la peluquería, etc. Con lo cual, podemos sacarle un gran partido a este producto.
Al igual que otros artículos para baño, como toalleros o barras para cortinas, las almohadas para bañeras vienen en distintos materiales y diseños, todos ellos con el objetivo principal de aportar comodidad al apoyo de la nuca en la bañera.
En general todos los modelos coinciden en la cualidad de ser aptas para el contacto con el agua, pues usan materiales impermeables, como las almohadas hinchables, o materiales de fácil secado.
Otra característica a tener en cuenta es que deben ser resistentes a los olores y fáciles de limpiar. Además, su sistema de sujeción (que suelen ser ventosas) debe corresponderse con su tamaño y su peso.
Los modelos inflables vienen en formas variadas. Aparte del tradicional rectángulo, podremos encontrar con forma de concha, flor o cruasán. Están hechas de PVC, son impermeables, y al tacto simulan un tejido de felpa. Al ser inflables, la firmeza es regulable y son ideales para llevárselas de viaje, pues no ocupan espacio. Las encontramos nuevas desde poco más de 2€.
Existen también almohadas para bañera hechas 100% de espuma de PVC. Se trata de un producto lavable, aunque no impermeable, hecho de material sintético antibacteriano de fácil secado. Desde 3,99€ podemos encontrar un producto nuevo.
También hay almohadas para baño que tienen una forma ergonómica, como de corazón, hechas en goma espuma y poliuretano recubierto. Las encontramos nuevas desde 19,99€, y reacondicionadas en fábrica, desde 8,95€.