El secreto de una decoración inolvidable se descubre mirando al suelo

Una alfombra es un elemento de decoración que resulta decisivo para definir la estética final de un espacio. En general, se distinguen de las moquetas por no ocupar toda la superficie del suelo y por ser desplazables, no fijas, pero los dos tipos coinciden en cuanto a materiales, estilos y colores.


Paso a paso, cómo elegir la mejor alfombra

Es importante tener en cuenta varios aspectos a la hora de comprar alfombras o moquetas. Antes de decidirte por alguna, recuerda siempre medir el espacio no llevarte sorpresas y verificar que la apertura de las puertas no se ve afectada por su colocación.
Una característica importante que tendrás que evaluar es el uso que le vas a dar y, sobre todo, cuánta circulación tiene el cuarto donde la vas a ubicar. Si la buscas para decorar un dormitorio infantil, además de los colores vistosos o la estética, debes tener en cuenta que sea de un material realmente resistente y, además, que pueda lavarse fácilmente.
Existen alfombras especiales para sitios de alto tránsito, como por ejemplo escaleras y pasillos. En estos casos, será particularmente importante que midas con exactitud el ancho para que la alfombra quede perfecta. Si bien a veces hace falta que cubra exactamente todo el ancho del pasillo o de la escalera, puede que resulte más agradable que quede un aire entre la alfombra y la pared. Una buena opción para alfombrar un ambiente con bajo presupuesto es el uso de las baldosas para moqueta, que como su nombre indica vienen en piezas separadas, en forma cuadrada o rectangular, para disponerlas como si fueran azulejos o baldosas dentro del ambiente elegido. Hay opciones de moquetas baratas a partir de 2€ por metro cuadrado. El precio aumentará a medida que aumente su calidad, su resistencia y demás cualidades: en promedio, podrán llegar a costar entre 25 y 35€ por metro cuadrado.

No apto para veganos: alfombras de piel

Las alfombras de pelo o piel resultan una opción que siempre aporta gran estilo a los ambientes. Pueden colocarse en el suelo, pero también sobre sillones o sofás para hacerlos más suaves y atractivos. Las más accesibles tiene precios que oscilan entre 60 y 180€. Existen otras mucho más lujosas, por ejemplo las alfombras grandes de lana de oveja, que oscilan entre 500 y 2700€. Los felpudos son otro tipo de alfombra que puede resultar muy útil para ubicar en la entrada de la casa o también de algunos ambientes donde busques conservar particularmente la higiene del suelo, o que tengan otras alfombras que quieras preservar del polvo o de la suciedad.