Alfombras de pasillo perfectas para el diseño y protección de tu suelo

Para proteger el suelo y a la vez darle un nuevo aire a nuestro pasillo o recibidor no hay nada mejor que una alfombra. El cambio que se puede dar a una estancia tan sólo con una nueva alfombra de vivos colores y diversos diseños, o la posibilidad de jugar con los distintos materiales que se fabrican hoy en día no tienen parangón, y dejan al usuario una amplia oferta de posibilidades que puede complacer hasta al más exquisito de los compradores.


Cómo elegir una alfombra de pasillo

Para acertar en la compra de nuestra nueva alfombra para el pasillo, primero hay que fijarse en el estilo y la gama de colores del resto de la estancia donde va a ir ubicada. La razón es sencilla, una vez adquirida, si es demasiado grande o no concuerda con el estilo del resto de la habitación, el usuario se encontrará ante una alfombra que le encanta en la tienda y detesta en casa por no adecuarse con el resto de elementos que la rodean.
Para poder acertar con el tamaño de la alfombra basta tener en cuenta algunas directrices básicas: medición del espacio en el que se va a colocar, gama de colores de ese área de la casa, diseño y el material. No es lo mismo una alfombra de pasillo que una alfombra para escaleras o una de salón.

Entre los materiales destacan las de lana, las de algodón, las de piel y pelo, y en último lugar las fabricadas con nuevos materiales como el polietileno o vinilo. Éstas últimas son ideales en áreas húmedas como el baño o la cocina. Para el resto de estancias, incluyendo en esta categorización las áreas de paso o pasillos, el uso de un material u otro depende más del gusto personal de cada uno. No obstante, se deben tener en cuenta algunos detalles como la capacidad de deslizarse que tenga, sobre todo en los pasillos. Así, si se utilizan alfombras de algodón, sobre todo si suele haber niños, se deberá colocar un adhesivo antideslizante.

En el caso de adquirir alfombras de lana, éstas son más pesadas, por lo que el peligro de deslizamiento es inferior. Además, si la casa se ubica en un lugar frío ayudarán a mantener la casa caliente.
El precio de las alfombras varía sobre todo en función del material con el que hayan sido realizadas, así las que presentan precios elevados son las de lana (a partir de 200€), seguidas de las de algodón (entre 15 y 50€) y por último las alfombras realizadas en plástico o polipropileno (oscilan entre 5 y 30€).