Cocinar es algo mucho más que una tarea diaria

Además de ser una de las cosas que hacemos a diario en el hogar, cocinar es también una afición. Para aquellos a los que les gusta estar entre fogones se trata de una actividad creativa y al mismo tiempo relajante. Sin duda requiere utensilios adecuados, y en el caso de los cuchillos, para aprovechar al máximo su función y sobre todo no tener ningún problema, necesitamos afiladores que cada cierto tiempo nos los dejen en perfectas condiciones para poder hacer cortes limpios, sin esfuerzo, y de una manera más segura.

Un buen plato comienza por una buena preparación

Para cualquier elaboración culinaria que queramos hacer, necesitaremos en mayor o menor medida, utilizar diferentes tipos de utensilios de cocina que son imprescindibles para su realización y al mismo tiempo nos ayudan a optimizar el tiempo que empleamos.
Los cuchillos son necesarios para cortar, trocear, pelar, rebanar e incluso para untar. Hay diferentes tipos de cuchillos con acabados distintos dependiendo de para qué vayamos a usarlos. Si compramos cuchillos de buena calidad, nos durarán bastante tiempo, ya que el único cuidado que requieren es el de afilarlos cada cierto tiempo. 

Para ello podemos utilizar afiladores de acero inoxidable. Este material, además de caracterizarse por su durabilidad, es resistente a la corrosión, y no permite la creación de ningún tipo de germen. Por otro lado, también hay afiladores de piedra que son muy conocidos ya que es el método utilizado por los japoneses para afilar sus cuchillos. Con estos se consigue que el afilado sea muy fino, limpio y preciso.

Tras el afilado, es importante y muy recomendable guardarlos en un lugar protegido y que no esté a mano, para así evitar cualquier tipo de daño o corte. Para esto, será bastante útil comprar un bloque para cuchillos. Este normalmente está fabricado de madera para ofrecer un mayor soporte y poder tener ordenados los cuchillos, sin que entrañe ningún peligro.

Durante el uso del cuchillo, un utensilio que nos permite poder realizar cortes con más seguridad y limpieza es una tabla de cortar que además sirve como soporte y apoyo para el alimento que queramos cortar.

El precio de la precisión

Tener nuestros cuchillos a punto y perfectamente afilados está al alcance de todos. Dependiendo del material del afilador el precio puede variar. Encontraremos un rango que va desde los 2,85€ que cuesta uno realizado con acero inoxidable hasta los 25,50€ que cuesta una piedra japonesa para afilar.