¿Qué pasa cuando tu coche subvira o sobrevira? 

  • 62

“Subviraje es cuando ves el árbol contra el que te vas a estrellar. Sobreviraje es cuando sólo lo sientes”. La frase es bastante popular entre los aficionados a los deportes del motor. La rubricó Walter Röhrl, el doble campeón del mundo de Rallys, y resume a la perfección lo que te vamos a contar en este vídeo: ¿qué pasa cuando tu coche subvira o sobrevira? ¿Por qué sucede esto y cuáles son las consecuencias para tu coche?

Subviraje. Cuando el coche se va ‘de morro’

El subviraje es el derrape o la pérdida de adherencia de las ruedas delanteras, es decir, cuando tomas una curva, el coche gira menos de lo que tú le marcas con el volante y toma una trayectoria más abierta de la que debería. La consecuencia es clara: te sales fuera del asfalto.

Cuando esto sucede hay que tratar de retomar la trayectoria levantado el pie del acelerador y abriendo suavemente la dirección. Si no es suficiente, deberás frenar de forma suave para que el peso del coche se apoye más sobre las ruedas delanteras y encuentren el grip que han perdido.

Sobreviraje, cuando el coche se va ‘de atrás’

En el sobreviraje es la parte trasera el que pierde adherencia. Lo que hay que hacer en estos casos es actuar rápidamente sobre el volante girándolo en el sentido contrario a la curva.

Un punto crítico es el momento en el que las ruedas traseras vuelven a encontrar la adherencia perdida. En ese momento debes deshacer el giro de volante rápidamente y poner las ruedas rectas, de lo contrario, al estar con las ruedas giradas, la inercia del vehículo te sacará fuera de la carretera peligrosamente.

¿Por qué se producen?

El mal estado de algunos elementos mecánicos, como los neumáticos, pueden estar detrás de uno de estos efectos y, sobre todo, limita la capacidad de reacción del vehículo.

Tocar el freno con suavidad es clave para corregir la trayectoria en las situaciones de subviraje, por lo que estos también deben estar en perfecto estado. Un cambio de discos y pastillas a tiempo te puede salvar de un buen susto.

Vigilar el estado de los amortiguadores también es importante, pues de ellos depende la estabilidad del vehículo.