Deporte y moda
Era cuestión de tiempo: de práctica saludable y divertida, el deporte ha pasado a convertirse en moda. Ya no es una opción más, ahora es una forma de vida, un sacerdocio impuesto por las siempre veleidosas leyes que dictan lo que ha de ser. Y, por supuesto, este tipo de actividad viene envuelta en todo un mundo de marcas y gadgets imprescindibles, de ropa, calzado y complementos perfectamente señalados. Porque no se trata sólo de salud.

Una carrera de moda
En teoría, un deporte tan básico como la carrera (perdón, el running), no debería suponer una gran inversión. Sin embargo, ahí están las cifras: según la firma de estudios de mercado NPD Group, mueve en España cerca de 300 millones de € anuales. Tan sólo hay que fijarse en la gran cantidad de carreras y maratones populares que se organizan en cada ciudad de nuestro país, y lo multitudinarias que son.
Es en estas exhibiciones públicas, como en los gimnasios, donde las personas más conscientes de los dictados de la estética dejan el resto, no vale cualquier cosa. De ahí que las marcas tradicionalmente deportivas hayan apostado por un nuevo enfoque a la hora de diseñar sus prendas y que, al mismo tiempo, marcas que nunca habían pensado en la ropa deportiva estén centrando sus esfuerzos en satisfacer esta nueva necesidad.

Glamour a tu alcance
De manera que, si eres de esas personas preocupadas por su aspecto, que concentran sus esfuerzos en proporcionar su mejor imagen y lograr el perfecto look post-workout, no te preocupes: existen múltiples opciones en el mercado para ello. Así, puedes encontrar, por ejemplo, zapatillas deportivas de mujer de marcas tan conocidas en el mundo de la moda como Michael Kors desde aproximadamente 35€, de segundo pie, o, si quieres y puedes subir el presupuesto, puedes llegar hasta los más de 200€ y hacerte con alguno de sus pares de zapatillas de lujo, en piel y con detalles metalizados.
Como vemos, tanto las marcas deportivas de siempre (Adidas, Nike…) como las tradicionalmente dedicadas al prêt-à-porter están entregándose al máximo para satisfacer los deseos de sus clientes. Y éstos, ahora, pasan por la vida deportiva.

Una buena noticia
Dado que los dictámenes de la moda han seguido a menudo caminos bastante cuestionables en cuanto a nuestra salud se refiere, habría que alegrarse de que, al menos por el momento, hayan decidido que debemos estar saludables. Así que, aprovechemos el tirón y disfrutemos cuidándonos. Ya tocaba.