Cuando el walkman nos cambió la forma, y sitio, de escuchar música
Existe un dispositivo que revolucionó la industria musical rompiendo los esquemas tradicionales de dónde y cuándo escuchar música. Prácticamente todos tuvimos, o tenemos uno. Hablamos del famoso y venerado walkman.
Lanzado por la marca japonesa Sony en el año 1979, el walkman fue quien predijo la muerte del disco de vinilo. Con él, la introducción del cassette de cinta tomó fuerza y pronto todos los hogares migraron a una nueva tecnología para escuchar música.
Hoy, a pesar de ser un objeto ampliamente superado por los reproductores de música mp3 como el iPod o las aplicaciones móviles de los smartphones, el walkman es venerado como objeto de culto y colección.
El primer modelo de Walkman Sony se llamó TPS-L2, era estéreo y podía almacenar música en un cassette compacto Philips de 60 minutos. Este modelo de walkman, reivindicado hace poco  en la película Guardianes de la Galaxia, lo encontrarás en dos versiones: la primera con la leyenda “Stereo” y la segunda con la serigrafía de “Walkman”. La versión rotulada como Stereo, cuando Sony aún no estaba convencida de usar la palabra “Walkman” para este dispositivo, es la más buscada y más cara. Los modelos bien conservados tienen un precio de alrededor de 500€.

Otro walkman Sony muy valorado, y buscado, es el WM-W800 Dual Stereo Cassette de 1985. Fue el copiador de cassettes más pequeño de su momento y también permitió hacer grabaciones en vivo con micrófono propio. En buenas condiciones se puede adquirir por 700€ aproximadamente.
Un par de años después del lanzamiento del walkman, otros fabricantes de electrónica japonesa como Panasonic, Aiwa y SANYO comenzaron a ofrecer un producto similar que hoy puede encontrarse por menos de 30€, eso sí, de segunda mano obviamente.

Otros objetos históricos para reproducir música
Luego de la introducción del walkman en nuestros hogares, otros dispositivos portátiles ocuparon más tarde su lugar y fueron en su momento igualmente novedosos.
Este es el caso de los discmans, que permitieron llevar nuestros discos compactos con sonido digital a todos los lugares. También lanzado por Sony, el discman vio la luz en 1984 y su éxito fue un indicador de que cada vez más los oyentes querían escuchar música con mayor claridad y nitidez.
Por otro lado, aún están vigentes las radios portátiles. Probablemente por su tamaño, ya que las hay hasta de bolsillo, son de gran utilidad y compañía para personas que trabajan en talleres, carpinterías o realizan tareas de jardinería, entre otras actividades. Su portabilidad y tamaño hacen que aún sigan siendo elegidas para las fiestas o reuniones en espacios abiertos.