Ahorra dinero comprando tu propia tinta para la impresora

Durante los últimos años, los precios de las impresoras y los escáneres han ido disminuyendo y en la actualidad es muy práctico y rentable tener uno de estos aparatos en nuestros hogares. Sin embargo, el único gasto adicional que supone tener una impresora multifuncional a nuestra entera disposición, además del papel y el consumo de electricidad, es la compra de cartuchos de tinta. Pero si optas por rellenarlos directamente con la tinta adecuada en vez de comprar un cartucho cada vez que se te agote, podrás ahorrar mucho dinero.


¿Cómo es la tinta para impresoras?  

La tinta para cartuchos de impresoras es una compuesto especial que reúne ciertas características específicas para rellenar cartuchos de tinta vacíos. En general, se dividen en dos tipos: la de secado lento y la de secado rápido. La de secado lento se utiliza en impresoras monocromáticas, es decir de un solo color; y la de secado rápido se usa en impresoras a color que combinan los pigmentos y es imprescindible que se seque rápido para obtener un buen resultado.
Cada fabricante utilizar diferentes compuestos químicos que pueden influir en la calidad de la impresión; aunque la calidad del papel también es importante. Dependiendo de la calidad, la cantidad y los colores, puedes encontrar botes de tinta entre 8 y 50€.


Otras opciones a la tinta para cartuchos de impresoras

Si no te agrada mucho la idea de recargar tus propios cartuchos de tinta, siempre podrás comprar los que vienen ya listos para usar:

  • Cartuchos reciclados: suelen ser cartuchos originales que se vuelven a recargar con tinta. Son los más baratos, pero en ocasiones la impresora no detecta que están llenos y los indica como vacíos. Además, suelen obstruir los cabezales del cartucho, lo que impide que la tinta salga de manera fluida.
  • Cartuchos compatibles: están fabricados por otra empresa diferente a la marca de tu impresora. La calidad puede variar significativamente de un fabricante a otro, por lo que debes comprar los que te ofrecen garantía. Son más baratos que los originales. 
  • Cartuchos originales: son los que el propio fabricante de la impresora te ofrece y se suelen ofertar como los mejores por los controles de calidad que tienen que pasar. Son muy buenos, pero también son los más caros. 

Ahora, si decidiste que ya no quieres esa impresora de tinta que tienes en casa y prefieres comprar una impresora láser, lo que necesitarás es un cartucho de tóner, que aunque es mucho más caro, imprime más hojas por cartucho. Por donde lo veas, solo tendrás economía.