Una vida entre cuatro paredes
A veces no nos damos cuenta, pero una gran parte de nuestra vida se encuentra encerrada entre las cuatro paredes que constituyen nuestro hogar. Y cada día pasamos más tiempo fuera: viajes, trabajo, estudios, negocios… Todo ese tiempo nuestras pertenencias, nuestra vida, permanecen sin vigilancia, a merced, no sólo de ladrones y delincuentes de todo pelaje, sino de los accidentes y desgracias que vemos día a día en los telediarios. Por ello, si piensas que puede existir algún tipo de riesgo, se recomienda el empleo de sistemas de vigilancia para el hogar.

Nadie sin permiso
Existen en el mercado numerosísimas posibilidades. Cámaras de vigilancia para exterior o interior, detectores de movimiento, alarmas conectadas a la policía… Resulta un poco abrumador, ¿no es cierto? Para poder elegir con la garantía de acertar, se recomienda primero analizar bien las necesidades propias del hogar y, después, definir qué es lo que se pretende obtener con el sistema de vigilancia seleccionado.
Generalmente, lo que se busca es saber si alguien no autorizado a accedido a la vivienda, de manera que se pueda proceder a advertir correctamente a las autoridades. Para ello existe una gran gama de sensores y cámaras de vigilancia, además de múltiples empresas de seguridad que se encargan de gestionar todo el procedimiento. Muchas de estas herramientas pueden ser instaladas por el propio usuario, sin necesidad de acudir a especialistas. Otras veces bastará con colocar alarmas de sonido, que se activarán ante la presencia de los intrusos y cuyo timbre los ahuyentará.

Nunca sola
A veces se busca simplemente hacer creer que la casa está ocupada: esto ocurre sobre todo en las temporadas estivales o coincidiendo con grandes viajes. Para ello existen económicos temporizadores que encenderán y apagarán los electrodomésticos y las luces del hogar a horas determinadas, imitando a la perfección las rutinas de los habitantes de la misma. De esta forma, parecerá desde fuera que siempre hay gente en la casa, desincentivando a los potenciales intrusos.

Presupuestos para todos
La seguridad no tiene precio, pero es cierto que no siempre nuestro presupuesto nos permite adquirir todo aquello que nos gustaría. No hay problema, en este caso, ya que podemos encontrar efectivas medidas de seguridad desde poco más de 5€, en el caso de los temporizadores, hasta sofisticados kits de cámaras de vigilancia que superan ampliamente los 10000€.
Porque nada hay más bonito que regresar al hogar después de un largo viaje y sentirse en casa. Que nada enturbie la experiencia.